Descargar el Audio

El doctor Antonio Arbo, exministro de Salud, lamentó que el Ministerio de Salud luego de seis meses no esté todavía preparado para procesar de forma masiva las pruebas de COVID. Manifestó que es de suma importancia la celeridad en los resultados para saber cómo avanza la pandemia. Señaló que el retraso genera que los pacientes no sean tratados a tiempo y aumente la posibilidad de desarrollar cuadros graves.


“El hecho de que los pacientes tengan su estudio tardíamente dificulta la admisión o el tratamiento de los mismos pacientes. Entonces sucede que en esta situación los pacientes que se hacen pasan por una etapa de indefinición que finalmente les perjudica tremendamente”, refirió.

Respecto al alto porcentaje de fallecimiento de los pacientes que llegan a terapia intensiva, manifestó que “el problema que se tiene (en Paraguay) es que la admisión de los pacientes es tardía porque concurren tardíamente a los servicios, entonces el recurso médico ya queda en condiciones poco propicias para el salvataje de los pacientes. Entonces eso mejor haría con un diagnóstico más precoz”, dijo el doctor.

Compartí: