Los incendios forestales consumieron más de 14.000 hectáreas en la región serrana de la provincia de Córdoba, en el centro de Argentina, y este lunes avanzaban hacia zonas pobladas, donde ya se quemaron varias viviendas y al menos 150 personas fueron evacuadas.


Dos grandes focos de incendio asolan la región, uno en proximidades de la localidad de Capilla del Monte, más hacia el norte de la provincia, y otro en la zona del cerro Pan de Azúcar, entre Cosquín y La Calera, más cerca de la capital provincial, la segunda ciudad más grande de Argentina.

Entre 150 y 200 bomberos, con la ayuda de aviones hidrantes y helicópteros, trabajan para controlar las llamas, que consumieron al menos siete viviendas y causaron destrozos en las redes de electricidad y telefonía, además de cuantiosas pérdidas económicas.

Las llamas avanzaron hoy hacia la zona poblada de Casa Bamba, donde los bomberos evacuaron a pobladores por la densa humareda y una persona debió ser hospitalizada por problemas respiratorios, informaron las autoridades provinciales.

La región afectada por los incendios es uno de los principales destinos turísticos serranos del país, en el que hace más de cien días que no llueve y hay una fuerte sequía.

«El clima nos castiga por ser un año tan seco y con mucho viento. Estos factores están disparando importantes incendios en distintos puntos de nuestra provincia», sostuvo el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti.

El gobernador se comprometió en tanto a enviar recursos para la reconstrucción y reposición de lo que haya sido destruido por el fuego.

«Por favor, lo prioritario ahora es proteger a los vecinos en riesgo. Reitero, lo material de alguna manera el Estado va a ayudar a reponerlo», aseguró Schiaretti.

El director de Defensa Civil de Córdoba, Diego Concha, declaró este lunes que desde hace dos semanas se han intensificados los incendios, que se convirtieron en «los más grandes e intensos de los últimos años» y causaron enormes daños al bosque nativo.

El funcionario alertó que la provincia se encuentra en «alerta máxima por el alto riesgo de incendios», y que «el combate es muy complejo por las condiciones climáticas», debido a los fuertes vientos y falta de lluvias. EFE

Compartí: