España trata de frenar la segunda ola de la pandemia de coronavirus con la vista puesta en el inicio del nuevo curso escolar, con docentes y alumnos convocados a la huelga para exigir una vuelta a clase "segura".


Con 3.594 nuevos contagios en las últimas 24 horas, la COVID-19 avanza de nuevo por toda España, pero las autoridades insisten en que hay que mantener, dentro de lo posible, la normalidad y el ejemplo más claro estos días es la vuelta a las clases.

El colegio comenzará en los primeros días de septiembre para los más pequeños y las clases se irán retomando progresivamente hasta concluir con la enseñanza superior, aunque las autoridades aún no han decidido las condiciones en que alumnos y profesores se reincorporarán después de seis meses de cierre de las aulas por la pandemia.

APERTURA INNEGOCIABLE

«La apertura de la escuela es innegociable», afirmó hoy la ministra de Educación, Isabel Celaá, en una entrevista radiofónica, por lo que los esfuerzos están centrados en que esa apertura de las aulas -que están cerradas desde el pasado mes de marzo- sea segura.

También los estudiantes destacan la importancia de volver a las aulas y para ello, la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE) lanzó este miércoles una campaña con el fin de concienciar sobre la importancia de los efectos que la no presencialidad podría causar en los estudiantes y piden una vuelta segura a las aulas.

Para conseguir ese objetivo, mañana jueves se reúnen los ministros de Sanidad y de Educación, Salvador Illa e Isabel Celaá, con los consejeros de las comunidades autónomas, ya que las competencias en esas dos áreas están en manos de los gobiernos regionales, y el Ejecutivo nacional solo tiene capacidad de coordinar y proponer medidas.

Hasta el momento, cada gobierno regional ha anunciado planes propios: pruebas PCR para el profesorado, grupos escolares con menos alumnos, clases semipresenciales y a distancia si fuera necesario, o contratación de más docentes, pero falta una acción coordinada desde el Ejecutivo central para toda España, tal como demanda el sector.

Las partes implicadas, tanto profesores como alumnos, denuncian falta de medidas eficaces para garantizar esa vuelta segura a las aulas, cuando faltan menos de dos semanas para que 8,2 millones de estudiantes no universitarios comiencen las clases en España.

Por ello, los alumnos de enseñanza secundaria de todo el país y los profesores no universitarios de Madrid están convocados a la huelga en septiembre para protestar contra la «improvisación» de las administraciones y la «inseguridad» con que comenzará el curso escolar próximo, debido al riesgo de contagio de coronavirus.

El Sindicato de Estudiantes (SE) anunció este miércoles una huelga en la enseñanza pública para los días 16,17 y 18 de septiembre, mientras que los profesores de la Comunidad de Madrid, la región más afectada por la pandemia, están convocados a la huelga los días 22 y 23 del próximo mes.

POSIBLE ESTADO DE ALARMA POR REGIONES

Otra consecuencia de la expansión de la pandemia es el riesgo de tener que declarar de nuevo el estado de alarma, lo que permite limitar determinadas libertades individuales, como la de movimiento, tal como ya ocurrió desde mediados de marzo hasta mediados de junio, en pleno auge de la COVID-19.

El Gobierno español rechazó tomar de nuevo una medida similar en la segunda ola, pero como la evolución de la pandemia no es similar en todas las regiones, planteó la posibilidad de que los presidentes regionales puedan solicitar la declaración del estado de alarma en sus respectivos territorios si lo consideran necesario.

El jefe del Ejecutivo, el socialista Pedro Sánchez, ofreció ayer la mayoría parlamentaria que sostiene al gobierno para apoyar en el Congreso cualquier petición de este tipo, como marca la ley, pero este miércoles, ningún presidente autonómico se mostró favorable a esa opción.

Los del PP la rechazaron de plano, como fue el caso del presidente gallego y uno de los líderes más destacados de su partido, Alberto Núñez Feijóo, quien consideró que en un país tan «castigado» por el virus como es España no puede haber 17 formas de actuar, en referencia a las 17 Comunidades Autónomas que configuran el Estado español.

Por su parte, los presidentes regionales socialistas rehusaron la propuesta de Sánchez por considerar que no se dan las circunstancias. EFE

Compartí: