La ciudad estadounidense de Kenosha, en el estado de Wisconsin, vivió hasta la madrugada la tercera jornada consecutiva de disturbios como consecuencia de las protestas ciudadanas por el incidente sufrido por un afroamericano a manos de agentes de policía.


La víctima, Jacob Blake, permanece ingresado en el Hospital Froedtert de Milwaukee en estado grave tras haber recibido varios disparos de la policía en un suceso que fue grabado en vídeo y ha causado conmoción en todo el país.

Los nuevos disturbios se iniciaron esta madrugada, casi dos horas después del inicio del toque de queda en Kenosha, a las 20.00 horas del martes hora local (01.00 GMT de hoy).

Según informan las televisiones locales, miembros de la policía trataron con un megáfono de dispersar a un grupo de manifestantes que se había concentrado frente al Palacio de Justicia del Condado Kenosha y que estaban participando en una «asamblea ilegal».

La policía acabo lanzando gases lacrimógenos contra los reunidos, mientras se veía como decenas de antidisturbios salían desde la puerta principal del Palacio para contener a los manifestantes.

Un grupo de medio centenar de agentes permanece rodeando el edificio oficial, que ya fue atacado la noche anterior, según relata la cadena CNN.

Por su parte, la cadena Fox asegura que se han oído disparos en la zona, un tiroteo que fue confirmado por la policía aunque no ofreció más detalles sobre sus consecuencias o si hubo víctimas.

El incidente en el que resultó herido Blake se ha producido apenas unos días después de las multitudinarias protestas por la muerte el 25 de mayo en Mineápolis (Minesota) de George Floyd, que fue asfixiado por un policía blanco.

Un policía disparó por la espalda a Blake, de 29 años, cuando abría la puerta de un vehículo SUV, donde estaban sus tres hijos menores de edad, en la localidad de Kenosha (Wisconsin), en una escena que fue captada por las cámaras de los teléfonos móviles de testigos.

El tiroteo ocurrió a las 17.00 hora local (22.00 hora GMT) del domingo, después de que los agentes acudieran en respuesta a una llamada que habían recibido sobre un incidente doméstico. EFE

Compartí: