El Gobierno austríaco confió este viernes en que la pandemia de coronavirus dure menos de lo anunciado por algunos expertos y que el desarrollo de medicamentos y test más rápidos permitan que el próximo verano todo retorne a la "normalidad habitual".


«La buena noticia es que poco a poco hay luz al final del túnel. Es muy probable que la crisis del coronavirus dure menos de lo que muchos expertos previeron inicialmente al comienzo de la pandemia», señaló el canciller federal, Sebastian Kurz, en una intervención sobre la actual situación de cara al otoño.

El jefe del Gobierno austriaco indicó que el actual desarrollo de vacunas, medicamentos y de test más rápidos hace posible asumir a día de hoy que «es muy probable que el verano viene pueda ser nuevamente un verano normal».

«Podremos volver en breve a nuestra normalidad habitual», deseó Kurz.

Además, señaló que, aunque hay muchas cuestiones sin responder, se sabe ya que el virus muta constantemente y que los científicos tratan de confirmar si esos cambios lo hacen más contagioso pero, al mismo tiempo, menos agresivo.

MEDIDAS CON «TANTA LIBERTAD SEA POSIBLE»

Con todo, el político conservador advirtió de que se avecinan muchos desafíos en los próximos meses, con la vuelta al colegio, la habitual oleada de gripe estacional, la bajada de las temperaturas en invierno y la consiguiente concentración en espacios interiores de gran parte de la actividad social.

Así, advirtió de que si hay un aumento de los casos, el Gobierno tomará nuevas medidas de precaución, siempre bajo la premisa de un equilibrio entre «tanta libertad como sea posible y tantas restricciones como sean necesarias».

Desde el punto de vista de la crisis económica mundial generada por la pandemia, Kurz anticipó una caía del 7 % en el PIB austríaco este año, pero se mostró seguro de una recuperación ya en 2021.

Austria ha registrado en las últimas 24 horas 229 nuevas infecciones, la tercera bajada consecutiva, y acumula actualmente 3.263 casos activos, con 119 hospitalizados.

Desde el estallido de la pandemia han muerto en el país 726 personas contagiadas de COVID-19. EFE

Compartí: