La fuerte caída del turismo internacional durante esta temporada afectará sobre todo a los países del sur de Europa, cuya deuda pública se verá bajo presión, según un informe de la agencia calificadora Moody's publicado este viernes.


Sin embargo, la mayoría de estos países tienen otros recursos económicos, institucionales y de política fiscal que les permitirán resistir ante este desafío, según el informe de la vicepresidenta de Moody’s Investors Service, Sarah Carlson.

La calificación actual de la deuda soberana española por parte de Moody’s es de Baa1 (aprobado alto) con perspectiva estable.

El turismo nacional ha permitido mitigar la caída de los visitantes internacionales en España e Italia, aunque no ha sido así en el resto de países afectados por este descenso de visitantes, como Chipre, Croacia, Grecia, Malta y Portugal, según la fuente.

A pesar del impacto negativo en el empleo, la deuda pública y el crecimiento económico, añade Moody’s, estos países mantienen la solidez crediticia que han ido consolidando durante los años posteriores a la crisis de deuda del euro de 2012.

Las preocupaciones de los turistas sobre las cuarentenas y la crisis económica producida por la pandemia señalan que la caída del turismo seguramente va a durar más allá de este verano, según la autora.

Sin embargo, las ayudas por parte de la Unión Europea y del Banco Central Europeo aliviarán algunos efectos negativos causados por la pandemia y su impacto en el turismo, según Petter Bryman, analista de Moody’s y coautor de este análisis.

«La mayoría de los países afectados por la caída del turismo internacional tienen recursos económicos, institucionales y de política fiscal que les permitirán mantener estables sus calificaciones crediticias a pesar del impacto económico y fiscal de la pandemia», según Bryman. EFE

Compartí: