Los directores artísticos de ocho grandes festivales de cine europeos, como los de Venecia, Cannes o San Sebastián, prometieron hoy en la Mostra colaborar para defender el futuro del sector de los estragos de la pandemia de coronavirus.


«El espíritu de colaboración que nos guió para esta iniciativa puede continuar en el futuro. Si algo nos ha enseñado esta situación excepcional es que podemos superar las crisis si colaboramos y trabajamos en servicio del cine», dijo en rueda de prensa el director de la Mostra, Alberto Barbera.

Venecia ha congregado a los directores artísticos de ocho de los grandes certámenes europeos: Barbera; el de Cannes, su principal competidor, Thierry Fremaux; el de San Sebastián, Jose Luis Rebordinos; la de Locarno, Lili Hinstin; la de Rotterdam, Vania Kaludjeric, y el del checo Karlovy Vary, Karel Och.

Dos no estuvieron en la rueda de prensa pero se han sumado a la iniciativa: Carlo Chatrian, de la Berlinale, que estaba todavía viajando a Venecia, y la del Festival de Londres, Tricia Tuttle, que tuvo que suspender su asistencia por motivos familiares.

El objetivo es en primer lugar manifestar solidaridad con los festivales suspendidos por la pandemia, como Cannes, Locarno o Karlovy Vari, reivindicar su importancia económica y cultural y apoyar a todo el sector industrial del cine.

El director de Cannes, con quien en un primer momento se especuló con formas de colaboración con Venecia, aseguró que esta unión de hoy «es realmente lo que queremos hacer».

«Debemos hacerlo por el gran arte del cine. Es muy bello encontrarnos aquí y es muy raro ver juntos a los directores de los grandes festivales europeos», apostó Fremaux, en referencia a la frecuente competencia entre festivales para acaparar estrenos.

Rebordinos por su parte dijo que esta unión es «muy importante» porque un festival es «un lugar de encuentro donde se ven películas, donde se intercambian experiencias y donde se hace negocio».

«Recuperemos y defendamos los festivales como lugares donde la gente va, se junta, porque esto va a haber que reivindicarlo cada vez más no solo en el mundo del cine», instó.

Y agregó: «Vamos a tener que reivindicar en nuestra vida diaria el derecho a juntarnos, el derecho a tocarnos, el derecho a besarnos y el derecho a que las cosas las hagamos juntos, reuniéndonos y disfrutando de todo tipo de cosas y en este caso del cine».

Los directores de estos festivales, en representación de todos los del mundo, leerán un comunicado conjunto en la ceremonia de inauguración de esta noche.

En el texto lamentan que esta crisis «extraordinaria» ha hecho sentir «la ausencia del cine, la falta de nuevas películas» y ha castigado a todo el sector: «Ha sido triste», aseguran.

«Es el momento de reivindicar el rol y la importancia de los festivales en apoyo de la promoción del cine de todo el mundo y del europeo en particular», sostienen.

En este sentido apuntan que los certámenes de cine «no se limitan a ser solo expositores promocionales para mostrar lo mejor de la creatividad de autores y cineastas».

«Son centros de cultura, lugares de formación al servicio de jóvenes directores, escritores y productores que hallan en ellos oportunidades de crear desarrollo y conocimiento, apoyo profesional y financiero», apuntan.

Y zanjan: «Por esos motivos los festivales representan un insustituible apoyo a la industria cultural y a la producción audiovisual en particular».

Barbera además reclamó la necesidad de que los estados apoyen al sector. EFE

Compartí: