Científicos de la Fundación Instituto Leloir y Conicet descubrieron que al sacar una región del genoma del virus del zika las células humanas son capaces de eliminarlo con su respuesta antiviral, lo que si bien se logró en el laboratorio podría ser la base para la formulación de tratamientos que ataquen directamente esta parte del virus y también de posibles vacunas.


2005 James Gathany This 2005 photograph depicts a female Aedes aegypti mosquito, which is the primary vector for the spread of Dengue fever, The responsible virus that causes Dengue is maintained in the mosquito’s life cycle, and involves humans to whom the virus is transmitted when bitten. The female mosquito pictured here, is shown as she was obtaining a blood meal by inserting the feeding stylet through the skin, and into a blood vessel. Blood can be seen being drawn up through the stylet, and into the mosquito’s mouth. Aedes aegypti is a domestic, day-biting mosquito that prefers to feed on humans; Dengue is spread by the female A. aegypti only, for the male does not bite. Infection with dengue viruses produces a spectrum of clinical illness ranging from a nonspecific viral syndrome to severe and fatal hemorrhagic disease.

Important risk factors for DHF include the strain and serotype of the infecting virus, as well as the age, immune status, and genetic predisposition of the patient. Primarily a disease of the tropics, Dengue fever is an infectious disease carried by mosquitoes, and is caused by any of four related dengue viruses: DEN-1, DEN-2, DEN-3, and DEN-4. This disease used to be called “break-bone” fever because it sometimes causes severe joint and muscle pain. A person can be infected by at least two, if not all four types at different times during a life span, but only once by the same type.

«La base de esta investigación fue el desarrollo de un clon infeccioso de zika que es una herramienta que nos permite modificar genéticamente al virus», explicó hoy a Télam el biólogo Horacio Pallarés, uno de los investigadores de la Fundación Instituto Leloir sobre el estudio publicado recientemente en la prestigiosa revista Journal of Virology.
La «fiebre del zika» es una enfermedad viral transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti (el mismo del dengue y chikungunya) y que también se puede contraer a través de relaciones sexuales.
Consiste en fiebre leve, sarpullido (principalmente maculo-papular), dolor de cabeza, dolor en las articulaciones, dolor muscular, malestar general y conjuntivitis no purulenta que ocurre entre 2 a 7 días después de la picadura del mosquito vector.

Si bien se tenía conocimiento de la existencia de este virus, en 2014 Chile notificó la transmisión autóctona de fiebre por virus del zika en la isla de Pascua y al año siguiente las autoridades de Brasil confirmaron la transmisión de ese virus en el nordeste del país, donde hubo numerosos casos.

En julio de 2015 se detectó en Brasil una asociación entre el zika y el síndrome de Guillain-Barré (una afección en la que el sistema inmunológico ataca los nervios) y en octubre también se alertó un vínculo entre el zika y malformaciones del sistema nervioso central al nacer, incluyendo la microcefalia.

«En 2016, el grupo de trabajo de María Alejandra Morales del Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas «Dr. Julio I. Maiztegui» (INEVH), en Pergamino, logró aislar el virus de pacientes con infección en Argentina, es decir, lograron las cepas locales del virus del zika», contó Pallarés.

Y continuó: «A partir de este material lo que hicimos en el Leloir fue identificar la secuencia genética del virus y construir una herramienta que permita el clonado molecular, lo que se hace con cultivo celular».

Pallarés, quien realizó esta investigación en el Leloir junto a Mora González Ledesma, Luana de Borba, Diego Ojeda y Guadalupe Costa Navarro bajo la dirección de Andrea Gamarnik, explicó que «el clonado molecular es una herramienta clave para estudiar un virus, y en el caso del zika se ha realizado en muy pocas partes del mundo«.

Una vez que lograron el clonado molecular, los científicos se abocaron a tratar de investigar «cómo hace el virus del zika para evadir la respuesta inmune tanto de los mosquitos como de las personas para causar infección, porque este virus tiene la particularidad de infectar a las dos especies».

Con este objetivo pudieron diseñar un virus al que le quitaron una porción del genoma: «Lo que sucedió es que ese virus modificado infectó a las células de los mosquitos pero cuando cuando lo usamos para infectar células humanas instantáneamente se generaba una respuesta antiviral tan grande que lo eliminaban», describió.

Sin embargo, cuando utilizaban el clon del virus completo para infectar a las células humanas, Pallarés detalló que «se generaba una producción de virus tan grande que terminaba generando la muerte celular, o sea, que la célula no podía controlar la infección».

«Nuestra hipótesis es que si nosotros logramos comprender cómo esta porción del genoma hace para evadir la respuesta inmune, si salteamos esta evasión, podemos generar antivirales que permitan que el cuerpo termine eliminando el virus durante la infección, o bien podemos generar virus atenuados para vacunas que infecten con síntomas muy leves a las personas y que rápidamente generen anticuerpos que eliminen el virus», sostuvo.

Pallarés explicó que «aunque es una etapa de investigación en laboratorio, todas estas hipótesis tendrán que trabajarse a futuro para ver si funcionan».

Según datos de los boletines epidemiológicos de 2016 del Ministerio de Salud, en la última semana de febrero de ese año se notificó el primer caso de transmisión local de virus zika por vía sexual en Argentina en la provincia de Córdoba; posteriormente, entre las semanas 13 y 21 de 2016 tuvo lugar el primer brote de transmisión vectorial registrado en el país, en la provincia de Tucumán, donde se registraron 25 casos.

En octubre de ese año, el INEVH notificó el primer caso confirmado de síndrome congénito asociado a la infección por el virus del Zika en Argentina, correspondiente a un niño nacido en Tucumán; y luego se notificaron dos casos probables de síndrome congénito asociado a la infección por virus del zika en Córdoba y en la provincia de Buenos Aires. En ambos casos las madres habrían adquirido la infección en Bolivia durante la gestación, por lo que se los clasificó como casos importados.

Durante el primer semestre de 2017 hubo brotes en Ingeniero Juárez (Formosa), Embarcación, Tartagal y Mosconi (Salta) y El Sauzalito (Chaco); los últimos casos positivos de ese año se registraron el 4 de mayo en el Chaco y el 1 de junio en Salta.

Según datos oficiales, en 2018 se detectaron 57 casos positivos sin antecedente de viaje en los departamentos salteños de General San Martín (29), Orán (25), en Salta capital (2 casos probables aislados) y en el partido bonaerense de La Matanza (1).

«Es muy importante estudiar estas enfermedades que se contagian por mosquito. El virus del zika pertenece a la misma familia que dengue y fiebre amarilla y existen muchos otros virus de esta familia con potencial de saltar de hospedador al humano, como sucedió con zika en el 2015», concluyó Pallarés.

Fuente: Télam

Compartí: