Brasil registró en las últimas 24 horas 888 nueves muertes por coronavirus y el total de fallecidos por esa enfermedad asciende ahora a 125.502, aunque las autoridades insisten en que la pandemia ha comenzado a dar señales de estabilización.


Según el boletín diario emitido por el Ministerio de Salud este viernes, el número de casos confirmados en la última jornada llegó a 50.163, lo que lleva el acumulado de contagios a 4.091.801.

La cifra de pacientes recuperados se sitúa ahora en 3.278.243 y 688.056 personas permanecen bajo observación en el país que, con 210 millones de habitantes, es en términos absolutos el segundo más afectado por la pandemia, sólo por detrás de Estados Unidos.

De acuerdo al Ministerio de Salud, aunque en forma muy lenta, la pandemia empieza a estabilizarse en el país y ya en muchas regiones se empiezan a reducir los números de muertos y los contagios.

Eso ha sido especialmente palpable en el estado de Sao Paulo, el más poblado del país, con 46 millones de habitantes, y también el más castigado por el coronavirus.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, anunció este viernes que por primera vez desde la llegada de la COVID-19 al país, ese estado completó un mes con sendas reducciones en el número de casos y de fallecidos, así como en los índices de ocupación hospitalaria.

«Es un hecho inédito desde el comienzo de la pandemia», sostuvo Doria en una rueda de prensa.

El gobernador subrayó que tanto los índices de infección como la ocupación hospitalaria han disminuido, lo que demuestra que «la tendencia de regresión de la pandemia ha sido consistente» en las últimas semanas.

Sin embargo, alertó de que «no puede bajar la guardia» ante el virus, que hasta hoy deja en Sao Paulo 845.106 casos, con 31.091 muertos, de acuerdo al boletín oficial divulgado este viernes.

Sao Paulo fue uno de los primeros estados de Brasil en implantar las medidas de distanciamiento social para contener la pandemia, pero relajó esas restricciones a comienzos de junio, cuando comenzó a retomar gradualmente todas las actividades económicas.

Doria insistió en que, aún con la mejoría de las estadísticas, no se puede descartar aún un posible endurecimiento de las medidas de prevención y alertó en especial a la sociedad de cara a un puente que comienza hoy mismo, por el festivo del día de la Independencia, que se celebra el próximo lunes.

Tanto en Sao Paulo como en otras ciudades del litoral brasileño serán adoptadas medidas de precaución especiales, con un refuerzo de la presencia policial, a fin de impedir que se repitan las imágenes de aglomeraciones vistas en los últimos días en diversas playas del país. EFE

Compartí: