Hungría aplica desde este sábado algunos alivios en su cierre de fronteras en vigor desde el pasado 1 de septiembre parar frenar la propagación del coronavirus, una medida criticada estos días por la Comisión Europea.


De esta manera, según el decreto publicado anoche en la Gaceta Oficial, los participantes extranjeros (artistas y personal técnico) de eventos culturales pueden entrar en el país con dos pruebas negativas hechas en 5 días y con 48 horas de diferencia.

En el caso de los viajes de negocios los ciudadanos extranjeros podrán entrar en el país sin limitaciones tras justificar con documentos el objetivo de su viaje.

Los espectadores de eventos deportivos y culturales pueden acceder con la entrada al evento y una prueba negativa hecha en menos de 3 días, pero bajo la condición que al entrar en el país, podrían ser sometidos a un examen médico.

Según los alivios anunciados ahora, las autoridades no solo aceptarán las pruebas hechas en Hungría, sino también las de la zona de Schengen de libre circulación, de EEUU y de Canadá.

La Comisión Europea ha recordado la importancia de «la integridad de la zona Schengen», sin discriminar a los ciudadanos y residentes de la UE y pidieron que se retire la medida.

Las medidas que entraron en vigor el 1 de septiembre excluían la entrada de todos los extranjeros con la excepción de los turistas del Grupo de Visegrado (V4), Polonia, Eslovaquia y la República Checa, que pueden entrar en Hungría con una sola prueba negativa.

También son una excepción los que deben cruzar las fronteras por trabajo, siempre y cuando provengan desde un radio máximo de 30 kilómetros y no permanezcan en el país magiar por más de 24 horas.

Asimismo pueden entrar las personas con un contrato laboral de más de 30 días en el país, o a los participantes en «eventos deportivos, culturales y religiosos de importancia», como convoyes militares, el tránsito a otros países por corredores determinados, y los viajes diplomáticos y oficiales.

El primer ministro húngaro, el ultranacionalista Viktor Orbán, rechazó este viernes las críticas de la Comisión Europea y vaticinó que al final todos los países de la Unión Europea acabarán haciendo lo mismo que Hungría, es decir, cerrar sus fronteras para frenar la pandemia. EFE

Compartí: