Alemania aumentó hoy la presión contra Rusia en relación con el caso del envenenamiento del líder opositor ruso Alexéi Navalni y amenazó por primera vez con interrumpir el controvertido gasoducto Nord Stream 2 que llevará directamente gas ruso a Alemania por el fondo del mar Báltico.


«En todo caso espero que los rusos no nos obliguen a cambiar nuestra postura respecto a Nord Stream 2», dijo el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, en declaraciones al «Bild am Sonntag».

Maas subrayó, no obstante, que interrumpir el gasoducto prácticamente acabado perjudicaría también a empresas alemanas y europeas, y advirtió de que, por lo tanto, «quien exija eso, tiene que ser consciente de las consecuencias».

Recordó que en el gasoducto participan más de cien empresas de doce países europeos, de las que aproximadamente la mitad son alemanas, y manifestó que reducir ahora el debate al Nord Stream 2 no haría justicia al caso Navalni.

Maas exigió de nuevo al Gobierno ruso colaborar en el esclarecimiento de este «crimen grave» y agregó que,»si no tuviera nada que ver con el atentado, es en su propio interés demostrarlo con hechos».

ALEMANIA ADVIERTE A RUSIA EN CONTRA DE CORTINAS DE HUMO

Si Rusia no colabora en el esclarecimiento, «sería un indicio más de la participación del Estado en los hechos», dijo y agregó que si esta colaboración no va más allá de «cortinas de humo», habrá que partir de la base que Rusia «tiene algo que ocultar».

Según Mass, «muchos indicios» apuntan a que el Estado ruso está detrás del envenenamiento ya que el agente tóxico Novichok utilizado contra el líder opositor ruso estuvo en el pasado en manos de organismos rusos.

Además, «sólo un grupo muy pequeño de personas» tiene acceso a este agente tóxico, el mismo que ya había sido utilizada por instancias estatales en el atentado en 2018 contra el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija, indicó.

«Si la parte ruso no contribuye en los próximos días al esclarecimiento, tendremos que discutir con nuestros socios una respuesta», manifestó Maas, quien estimó que, en caso de introducir sanciones, «deberían tener un efecto preciso».

Navalni, que sigue en coma, recibe tratamiento desde el pasado día 22 en la clínica berlinesa de la Charité, a donde fue trasladado desde un hospital en la ciudad siberiana de Omsk, en el que había sido ingresado tras sufrir un colapso durante un vuelo.

El pasado miércoles, el Gobierno alemán confirmó que Navalni había sido envenenado con el agente tóxico Novichok. EFE

Compartí: