El Ministerio de Salud de Chile informó este domingio que en las últimas 24 horas se registraron 41 nuevos fallecidos por COVID-19, con los que el total de decesos ascendió a 11.592, mientras que reportó 2.077 nuevos contagiados, llegando a 420.434 desde que comenzó la pandemia.


Del total de contagios, 16.519 pacientes se encuentran en la etapa activa del virus mientras que 394.300 corresponden a personas que ya se han recuperado.

Asimismo, las autoridades indicaron que de los nuevos casos registrados la pasada jornada, 1.364 corresponden a personas sintomáticas y 631 a sujetos que no presentan síntomas.

«Esto quiere decir que, de cada 3 casos positivos, hay 1 que no está presentando síntomas», dijo en rueda de prensa el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, quien agregó que además se registraron 82 test PCR positivo que no fueron notificados.

A la fecha, 909 personas se encuentran hospitalizadas en Unidades de Cuidados Intensivos, de las cuales 679 están con apoyo de ventilación mecánica.

Respecto a la de Red de Laboratorios y la capacidad diagnóstica del país, se informó que el la última jornada se realizó la cifra récord de 35.289 test PCR, alcanzando a la fecha un total de 2.610.602 test analizados a nivel nacional desde que comenzó la pandemia.

La tasa de test PCR que dieron positivos del total realizados en las últimas 24 horas fue del 5,89 %.

PREOCUPA LA REGIÓN SUREÑA DE MAGALLANES

Mientras la pandemia retrocede en Santiago, que con 7 millones de habitantes fue el principal foco durante meses, la preocupación se mantiene en otras zonas del país, como la sureña región de Magallanes, donde los casos han aumentado y los expertos prevén que podría sufrir una segunda ola mayor incluso que al primera.

«Vivimos momentos difíciles en Magallanes», dijo este domingo el ministro de Salud, Enrique Paris, tras informar de 139 nuevos casos en esa región, que suman 4.345 contagios en total y en la que  han fallecido 45 personas desde que comenzó la pandemia.

El sábado, la región contabilizó 206 casos, la cifra más alta en la zona desde que llegó el coronavirus a Chile y las autoridades del lugar expresaron su temor a una nueva ola y llamaron a la población a no salir en las próximas fiestas nacionales del 18 de septiembre, pese a la flexibilización de las medidas que anuncio el Gobierno para esos días.

El Ejecutivo, no obstante, rectificó este domingo e informó de que no otorgará permisos especiales para reuniones familiares o de amigos esos días en lugares que estén en cuarentena.

Chile se encuentra en estado de emergencia ante la COVID-19 desde el pasado 18 de marzo, con toques de queda, limitaciones a la movilidad y con la actividad económica y comercial semiparalizada.

Con la reducción en la cantidad de nuevos contagios, las autoridades iniciaron un plan basado en cinco etapas para volver a la normalidad, que se aplica de forma localizada por barrios, ciudades o regiones según el estado de la pandemia en cada lugar.

La primera de estas etapas es la cuarentena y a partir de ahí, en las siguientes fases, comienza a permitirse, de manera gradual, la circulación por las calles, la apertura de comercios y el ocio, entre otras cosas. EFE

Compartí: