La Arquidiócesis de Asunción expresó su pesar por el uso "dos niñas inocentes como carne de cañón", al referirse a la muerte de dos menores esta semana en un campamento guerrillero en el que se desencadenó un enfrentamiento con la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC).


Las niñas, que fallecieron el miércoles durante dos choques armados en el norteño departamento de Concepción, tenían 11 años, de acuerdo con el segundo análisis forense de la Fiscalía, que en el primero estableció entre 15 y 17 años de edad.

El resultado del segundo examen, este sábado, coincide con el comunicado de la Cancillería de Argentina, que un día antes aportó esos datos y el de la nacionalidad de las menores, ambas con documentación del vecino país.

En su comunicado, la Arquidiócesis expresa su «total desacuerdo con la despreciable utilización de niños para acciones delictivas», en alusión a que se encontraban en el campamento junto a integrantes del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), algunos de los cuales serían sus parientes, según el Gobierno.

Asimismo, la autoridad católica capitalina se pregunta sobre las informaciones que manejaba la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), el cuerpo de combate al EPP a la hora de llevar a cabo ese operativo.

¿Qué informaciones previas dispusieron las FTC para cumplir dicha tarea militar y cuáles fueron sus resultados?, planteó el comunicado.

La Arquidiócesis condenó a su vez las pintadas que un reducido grupo de personas hizo anoche en una pared del Panteón Nacional de los Héroes, en el centro de Asunción, donde además se quemó una bandera paraguaya.

E hizo «un llamado a la paz y al diálogo como único camino para encontrar las soluciones a los distintos problemas que enfrenta nuestra Nación»

  GOBIERNO PROMETE ESCLARECIMIENTO

Tras la confirmación de las edades de las niñas por la parte paraguaya, la Cancillería asumió el sábado en un comunicado «la responsabilidad de agotar todas las instancias legales a fin de esclarecer los hechos» y en el «marco de las investigaciones ya iniciadas».

«El Estado paraguayo lamenta profundamente el fallecimiento de dos menores de edad en el enfrentamiento producido entre la FTC y la organización criminal EPP», dice el texto divulgado la noche del sábado.

Al mismo tiempo, insiste en la condena al reclutamiento de menores por parte del EPP y señala que se aplicará el peso de la ley sobre los responsables.

«Paraguay reitera que redoblará sus esfuerzos en la lucha contra todo tipo de organización criminal vinculada con la explotación y utilización de niños, niñas y adolescentes con fines ilícitos y criminales», agrega el escrito.

PARAGUAYAS-ARGENTINAS

Parte de la investigación paraguaya radica en la nacionalidad de las víctimas, que tenían documentación argentina, según remitieron las autoridades de Buenos Aires a las de Asunción.

No obstante, el Gobierno maneja la hipótesis de que nacieron en Paraguay y de padres guerrilleros, sin descartar que pudieron crecer en Argentina.

Al respecto, el fiscal del caso, Federico Delfino, declaró anoche que las niñas ingresaron desde Argentina el pasado noviembre, acompañadas de «sus supuestas madres», las cuales las «habrían entregado al grupo criminal y las habrían dejado en ese sitio (el campamento)».

El fiscal identificó a esas mujeres como Miriam Villalba y Laura Villalba, si bien reiteró que «no son las madres biológicas»

El Gobierno ha reiterado esta semana que las menores estaban armadas y que una de ellas abrió fuego contra la patrulla de reconocimiento de la FTC que detectó la presencia guerrillera en la zona.

Hasta el momento prosiguen las operaciones en la zona para dar con el resto de guerrilleros que estaban en el campamento del EPP, que opera desde 2008 en el norte de Paraguay y se financia con secuestros y extorsiones a productores agroganaderos.EFE

Compartí: