Con una función de la obra "Caliente caliente", comedia musical sobre la menopausia, Bogotá puso a andar una iniciativa de "autoteatro" a cielo abierto para reactivarse después de más de cinco meses de cuarentena por la pandemia del coronavirus.


Desde sus vehículos estacionados en el Teatrino de los Andes, un espacio de 17.000 metros cuadrados a las afueras de la capital donde en el pasado funcionó el Hipódromo de los Andes, los primeros asistentes de la obra, protegidos con mascarillas, pudieron ver este fin de semana la actuación de las cuatro actrices que dan vida a un espectáculo sobre los síntomas de la menopausia.

Es una idea similar a la de los autocines, pero con la diferencia de que en el «autoteatro» no hay proyección sino actores en vivo, con todos los desafíos que esto supone en materia técnica y de relación con el público.

«Estamos inaugurando el sistema del ‘autoteatro’ donde la gente encuentra la posibilidad de venir a ver obras en vivo y con la tranquilidad de que lo pueden ver desde su auto. El aislamiento está perfectamente coordinado, no corren ningún peligro», explicó a Efe el productor del teatrino, Horacio Sterling.

ACERCARSE AL ENTRETENIMIENTO

Colombia inició el pasado 1 de septiembre una nueva etapa de flexibilización en la que el Gobierno autorizó la reapertura de sectores económicos y de entretenimiento paralizados desde el pasado 25 de marzo.

«Ha sido fantástico porque después de cinco meses de estar encerrados en sus casas, sin tener contacto físico con el mundo exterior, el entretenimiento estaba muy lejano. Ha sido una posibilidad de salir, divertirse y estar cerca del entretenimiento, pero alejados de cualquier contagio», agregó Sterling.

La iniciativa prendió motores con «Caliente, caliente», una comedia que desde hace cinco años recorre teatros en Colombia y que por las restricciones de la pandemia bajó el telón durante cinco meses.

«Esperamos que la gente venga y se divierta con la etapa más maravillosa que tiene la mujer y que era un mito. Ahora, gracias y a raíz de esta comedia musical la gente ha aprendido a valorar esta etapa», dijo a Efe la actriz Maru Yamayusa, una de las protagonistas.

PROTECCIÓN Y ENTRETENIMIENTO

Aunque las actrices de «Caliente caliente» tuvieron que adaptarse a un escenario muy distinto al de las tablas normales, la esencia de la obra se mantuvo en su totalidad.

«Lo que cambia es que no vamos a oír la risa ni vamos a oír aplausos. Vamos a oír cuando (los asistentes) tocan la bocina y hay gente que prende y apaga luces que es una manera de la comunicación que tenemos con nuestro público», destacó Yamayusa.

La actriz resaltó que todo el equipo de la obra está feliz de volver a entretener a su público con la seguridad de que desde sus vehículos están más protegidos, y recomendó el autoteatro «porque es una manera de distraerse, de tener salud mental y estar bien protegidos».

«No se pierden absolutamente de nada. Van a ganar salud y el entretenimiento perfecto para estos momentos», subrayó.

Por su parte Lisandro Castro, uno de los asistentes a la obra, d dijo a Efe que la iniciativa le pareció «genial» porque entre otras cosas estaba «bastante bien organizada».

«Después de casi seis meses sin salir casi que es una experiencia extrema. Hace falta entretenerse, compartir con la gente y por lo menos ver algo diferente», afirmó desde el teatrino, lugar al que llegó con toda su familia. EFE

Compartí: