Brasil sumó 504 fallecidos por la COVID-19 en las últimas 24 horas y alcanzó el total de 127.464 decesos, mientras que el número de casos confirmados se ubica ya en los 4.162.073 tras la notificación de 14.279 nuevos contagios, informó este martes el Gobierno.


De acuerdo con los datos del boletín diario emitido por el Ministerio de Salud, se trata de la sexta jornada consecutiva en la que la cifra de muertos diarios se situó por debajo del millar, lo que indica una tímida ralentización de la pandemia en el país.

Los números, según las autoridades, indican que Brasil empieza a dar las primeras señales de estabilización, más de seis meses después de la confirmación del primer caso, el 26 de febrero, en el país, que vive su proceso de desescalada desde junio.

Este fin de semana, Brasil registró por primera vez una tendencia a la baja en la cifra de muertes, después de varios meses en una elevada meseta, según el análisis realizado por un consorcio conformado por los principales medios brasileños, que recopila diariamente los datos de las secretarías regionales de Salud.

Sin embargo, pese a las consecutivas caídas tanto del número de casos como de muertes en los últimos días, el país se mantiene, en términos absolutos, en segundo lugar en las estadísticas de muertos por coronavirus, por detrás de Estados Unidos.

Por otro lado, la India superó la víspera al gigante sudamericano en número de casos confirmados, después de que superara su propia marca y registrara un nuevo récord mundial de contagios diarios, con 90.802 infectados en una sola jornada.

En su boletín, la cartera de Salud apuntó además que 3.397.234 personas ya se han recuperado de la COVID-19 en Brasil, lo que representa el 81,6 % del total de contagiados.

En cuanto a la tasa de incidencia de la enfermedad, ésta se situó en 1.980,6 contagios por cada 100.000 individuos, en tanto que el índice de mortalidad por el coronavirus es de 60,7 decesos por cada 100.000 habitantes.

Ante las perspectivas algo más optimistas, los 27 estados brasileños prosiguen con su proceso de reapertura de la economía, iniciado en junio en la mayor parte del país, que cuenta con una población de unos 212 millones de habitantes.

Este martes, la Gobernación de Sao Paulo, el estado más golpeado por la pandemia, con más de 850.000 contagiados y 31.430 muertos por COVID-19, autorizó la celebración de clases presenciales de refuerzo en las escuelas, mientras prevé el retorno de las actividades escolares normales a partir de octubre. EFE

Compartí: