Las autoridades italianas han desmantelado una organización que traficaba con migrantes y les exigía pagos financieros, y que operaba entre África, Europa y Estados Unidos, informó hoy la Fiscalía de Palermo (Sicilia, sur).


Las investigaciones realizadas por la Policía italiana son la continuación de las ya llevadas a cabo entre 2013 y 2017, que permitieron identificar a numerosos traficantes de personas que operaban en la ruta del Mediterráneo central, muchos de los cuales ya han sido condenados incluso definitivamente a duras penas de prisión, se indica en un comunicado.

La Policía italiana ha emitido órdenes de arresto contra 14 personas -aunque según los medios italianos cuatro de ellos están fugados- a las que se acusa de favorecimiento de la inmigración ilegal y del ejercicio abusivo de actividades de intermediación financiera a través del método de pago denominado «hawala», que exige a los migrantes los costes de sus viajes o de su liberación de los centros de Libia.

La operación ha destapado la existencia de una organización criminal que apoyaba el tráfico de personas tanto en los viajes que emprendían los migrantes desde África hasta Europa como en sus estancias en Libia.

La Fiscalía explica que, una vez los migrantes llegaban a Sicilia tras ser rescatados por barcos de salvamento humanitario en el Mediterráneo y eran conducidos a los centros de recepción, la organización les ayudaba a salir, les proporcionaba otro alojamiento, comida y documentos falsos de identificación y de viaje, y les conducía hacia el norte de Italia, Europa y a veces Estados Unidos.

En otras ocasiones, los miembros de la asociación contactaban directamente con los migrantes que ya estaban en Italia también para ayudarles a llegar a su destino final.

Los costes de estos viajes eran asumidos por los migrantes y a veces por sus familiares y amigos, que a menudo residían en el extranjero. EFE

Compartí: