El Gobierno brasileño envió este domingo una misión ministerial para evaluar y definir la estrategia de combate a los voraces incendios que se arrastran por el Pantanal, el mayor humedal del mundo y que Brasil comparte con Paraguay y Bolivia.


El secretario de Protección y Defensa Civil, Alexandre Lucas Alves, viajó en compañía de funcionarios y técnicos hasta el municipio de Pocoré, en el estado de Mato Grosso (centro-occidente) y epicentro de los incendios que devastan el ecosistema.

«A través de la Defensa Civil Nacional estamos monitorizando el problema y desde el día 2 de septiembre ya comenzamos a liberar recursos», declaró en sus redes sociales el ministro de Desarrollo Regional, Rogerio Marinho, quien apuntó que la misión «llevará apoyo técnico y financiero para enfrentar el desastre».

Marinho indicó que por orientación del presidente Jair Bolsonaro, duramente criticado en el ámbito internacional por su política medioambiental en detrimento de la Amazonía y el propio Pantanal, su despacho ya entró en contacto con los gobernadores de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul para coordinar la ayuda y las acciones de apoyo.

Durante este 2020, los incendios en el Pantanal han aumentado más de un 230 % en relación con 2019 y, según datos del Laboratorio de Aplicaciones de Satélites Ambientales (LASA) de la Universidad Federal de Río de Janeiro, las llamas ya han devastado el 15 % de las casi 14 millones de hectáreas que abarca este bioma en Brasil.

Los fuegos llegaron al parque Encontro das Aguas, ubicado cerca de la frontera con Paraguay y uno de los lugares más turísticos de este bioma por concentrar el mayor número de jaguares del mundo.

Con una extensión cercana a las 109.000 hectáreas, el parque está situado en Porto Jofre, un asentamiento del estado de Mato Grosso, en el norte del Pantanal brasileño.

Entidades protectoras de la fauna silvestre se han unido a los socorristas del Cuerpo de Bomberos para rescatar algunos animales que heridos consiguen escapar del fuego y aproximarse a las carreteras y perímetros urbanos próximos. EFE

Compartí: