El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció este viernes que se extenderán de nuevo las medidas de aislamiento para frenar la pandemia de la COVID-19, con la opción de "profundizarlo" en algunas zonas del país, donde el avance del virus se muestra desigual entre las distintas provincias.


«Hoy a la tarde estaremos dictando un decreto de necesidad y urgencia, como hacemos habitualmente, para tratar de profundizar, donde debamos profundizar, las medidas para evitar el contacto entre nosotros», indicó Fernández durante un acto dedicado a la presentación de mejoras en un hospital policial, en el que recordó que «la pandemia está lejos de haberse superado».

El presidente destacó que esta decisión, de la que se conocerán más detalles (como la duración de la nueva prórroga) a lo largo del día, se tomó tras el diálogo con varios gobernadores provinciales, entre los que se encuentra el de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el alcalde de la capital, Horacio Rodríguez Larreta, si bien estaba previsto ya que el próximo domingo finaliza la última extensión que decretó el Gobierno a finales de agosto.

AVANZA LA PANDEMIA EN EL INTERIOR DEL PAÍS

Argentina transita desde hace semanas el peor momento de la pandemia, aunque con cierta estabilidad en el número de casos, con una media de 11.074 positivos diarios en la última semana, según los últimos datos del Ministerio Salud, si bien se está produciendo un cambio en la distribución del virus, que cada vez gana más peso en el interior del país en relación a la capital y su populosa área metropolitana (AMBA).

De los 12.701 nuevos casos reportados ayer, el 58,8 % corresponden al ABMA, una cifra que meses atrás superaba el 90 % cada día, y ahora preocupa la situación de provincias como Córdoba (centro), Mendoza (noroeste), Rio Negro (sur) o Santa Fe (noreste).

Fernández reiteró que la COVID-19 es «una enfermedad que si uno respeta el distanciamiento, y si uno se preserva en su casa, las posibilidades de que el contagio se propague es mínimo» para lo que apeló a la responsabilidad individual, especialmente de la población de riesgo.

«Es muy importante que todos entendamos que estamos muy lejos de haber superado el problema, muy muy lejos, que todos entendamos además que hay una parte de nuestra sociedad que está mas en riesgo que otra, que son nuestros mayores adultos, y hay que pedirles insistentemente a nuestros mayores adultos, que se cuiden, que se preserven, porque el riesgo existe», agregó.

RETORNO CAUTELOSO AL OCIO

También llamó a hacer un uso responsable de los lugares de ocio disponibles, principalmente en la capital, donde afirmó que se está dando «una meseta» en los casos, tras la polémica surgida en las últimas semanas por las aglomeraciones registradas tras la habilitación de las terrazas para bares y restaurantes.

«Por más que se pueda ir a tomar una cerveza en la vereda, o se pueda comer o almorzar en una vereda, entender que el riesgo está dando vueltas, y que debemos cuidarnos mucho», subrayó.

En la capital se mantiene el plan gradual de reapertura, con la mayoría de los negocios funcionando con protocolos y restricciones, mientras que en lo recreativo se permitieron las reuniones en espacios abiertos, al tiempo las autoridades intentan bajar la curva de contagios que se mantiene estable en el último tiempo.

«Estamos, en la ciudad de Buenos Aires y el área metropolitana, en una meseta, eso es cierto, la situación está controlada y los casos no crecen, eso es cierto, pero lo que necesitamos es que los casos bajen, eso es lo que nos hace falta, y por eso le pido a todos la responsabilidad que a cada uno nos cabe de cuidarnos y cuidar al otro», subrayó. EFE

Compartí: