La organización de Roland Garros precisó este viernes que el público de la próxima edición podrá acceder a tres pistas del torneo, pero recalcó que el aforo total diario no podrá superar las 5.000 personas.


El jueves la prensa francesa avanzó que la evolución de la pandemia obligaba a reducir de 11.500 a 5.000 el número de asistentes cada día, pero señaló que solo podrían presenciar los partidos de la pista principal, la Philippe-Chatrier.

Roland Garros aclaró este viernes que quienes tengan una entrada para esa pista podrán acceder a todo el recinto, de 12 hectáreas, incluidas las pistas Suzanne-Lenglen y Simonne-Mathieu.

En cambio, se reembolsará la entrada a quienes la tuvieran reservada únicamente para esas dos últimas.

El aumento del número de casos de coronavirus en Francia, incluyendo la región parisina, ha obligado en las últimas semanas a los organizadores a modificar repetidamente la forma en que se acogerá al público en esta edición, que fue aplazada y se disputará entre el próximo lunes y el 11 de octubre.

Inicialmente se preveía acoger a 20.000 espectadores diarios, cifra que luego fue rebajada a 11.500 y ahora a 5.000.

Roland Garros ha puesto en marcha un estricto protocolo de aislamiento de los jugadores y sus asistentes.

Todos ellos deberán pasar un primer test a su llegada a la capital francesa, un segundo 72 horas más tarde y, posteriormente, uno cada cinco días mientras sigan en el campeonato.

Además, los jugadores se alojarán en dos hoteles cercanos a Roland Garros puestos a su disposición por los organizadores y en los que contarán con zonas de descanso y restauración aisladas.

Los tenistas solo podrán acudir a Roland Garros los días que tengan partido y exclusivamente a la zona donde vayan a jugar. El resto de días podrán entrenarse en una zona adyacente completamente dedicada a ellos. EFE

Compartí: