Las autoridades de Guyana iniciaron este domingo las investigaciones por un motín y un intento de fuga en la prisión de Lusignan en Georgetown, la capital, durante el cual los guardias de servicio abrieron fuego contra los reclusos matando a dos e hiriendo a otros cinco.


El motín ocurrió después de que el ministro de Asuntos Internos, Robeson Benn, y el de Salud, Frank Anthony, fueran obligados a salir de la prisión de Lusignan tras una visita el sábado, por la agresividad de algunos prisioneros.

La situación se deterioró y los agentes penitenciarios dispararon contra siete reclusos que intentaron escapar, lo que provocó la muerte de dos de ellos.

Los prisioneros muertos fueron identificados como Earl Graham, de 51 años, y Winston Herbert, de 21 años.

En un comunicado difundido este domingo, el Servicio Penitenciario de Guyana (GPS) dijo que Graham cumplía una pena de tres meses de cárcel por agresión y resistencia al juicio, mientras Herbert estaba bajo custodia por una violación.

El GPS señaló que los otros cinco reclusos se encuentran en condición estable en el Hospital Público de Georgetown y en enfermería de la Prisión de Lusignan.

Según el comunicado, los presos, que se habían negado a desayunar el sábado, habían exigido ver al ministro del Interior.

Las inquietudes en torno a los extensos plazos entre las audiencias judiciales y la prisión preventiva, entre otras cuestiones, se plantearon a los ministros, que se comprometieron a abordar aquello dentro de su ámbito, pero también informaron a los presos que la capacidad de tratar los problemas en los tribunales estaba fuera de su autoridad.

«También se planteó el problema del hacinamiento y el riesgo de exposición a la pandemia de la COVID 19, debido a los recientes resultados positivos de las pruebas entre los reclusos», subrayó el GPS.

Tras las conversaciones con los ministros, algunos presos «se volvieron agresivos y comenzaron a lanzar objetos, lo que provocó que los ministros terminaran el encuentro y se marcharan», dijo el GPS.

Después de que los ministros salieran por la puerta principal, la situación degeneró rápidamente y hubo un caos generalizado con algunos prisioneros que escalaron la cerca interior e ingresaron al área restringida atacando a algunos funcionarios de prisiones, quienes tuvieron que buscar cobijo en un lugar seguro.

En Guyana hay 2.168 casos positivos por la COVID-19 y 64 muertes hasta el momento.

En julio 15 convictos de la misma prisión resultaron heridos de diversa consideración por un incendio provocado que destruyó completamente una sección del centro penitenciario. EFE

Compartí: