Dos cómplices del atentado suicida en el que en 2012 murieron cinco turistas israelíes y un ciudadano búlgaro han sido sentenciados este lunes a cadena perpetua en ausencia por un tribunal de Bulgaria.


Los dos condenados son el australiano Meliad Farah y el canadiense Hassan el Hajj Hassan, ambos también con nacionalidad libanesa y sobre los que pesa una orden de búsqueda y captura internacional de Interpol y cuyo paradero se desconoce, informa el servicio búlgaro de Radio Free Europe.

El 18 de julio de 2012 un terrorista suicida con doble nacionalidad francesa y libanesa se hizo explotar en un autobús con turistas israelíes que acababan de aterrizar en la localidad turística de Burgas, a orillas del Mar Negro.

En el ataque murieron cinco israelíes y un conductor búlgaro, y 35 personas resultaron heridas.

Las autoridades búlgaras culparon del atentado al grupo libanés Hizbulá, cuyo brazo armado fue incluido por la Unión Europea en su listado de organizaciones terroristas a raíz de este atentado. EFE

Compartí: