El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, abrió este martes los debates de la 75 Asamblea General de la ONU con una firme defensa de sus criticadas políticas para el medioambiente y reiteró que su Gobierno es "víctima de una brutal campaña".


Brasil «despunta como mayor productor mundial de alimentos y por eso hay tanto interés en programar desinformación» en relación a los incendios en la Amazonía y el Pantanal, dijo Bolsonaro en un mensaje grabado y enviado a la ONU, que por primera vez celebra su Asamblea General en forma telemática, por la pandemia de coronavirus.

Según datos oficiales, los focos de incendios y la devastación en la Amazonía han alcanzado en 2019 y este mismo año las peores tasas en más de una década, y actualmente las llamas avanzan con fuerza en los vastos humedales del Pantanal, que Brasil comparte con Bolivia y Paraguay y en los que miles de animales han muerto calcinados. EFE

Compartí: