Chile permitirá a partir del próximo lunes los viajes entre regiones que estén en la misma etapa epidemiológica, lo que supone un paso más en el plan de apertura que implementa el país desde julio tras el estancamiento de la pandemia, informaron este miércoles las autoridades sanitarias.


Los viajes interregionales, prohibidos desde hace meses y para los que se tendrá que solicitar un permiso especial, se podrán realizar entre zonas desconfinadas que se encuentren en las tres últimas fases del plan de apertura gradual de la economía, que implica libertad de movimiento hasta el toque de queda nocturno y funcionamiento de comercios que no sean de primera necesidad.

«El objetivo del permiso interregional es para que las personas puedan realizar trámites, para que familias se puedan reencontrar. Este permiso no permite desviarse a otros lugares», explicó la subsecretaria de Prevención del Delito, Katy Martorell.

El próximo lunes, además, el centro de Santiago y otras comunas de la periferia capitalina como Padre Hurtado y Estación Central avanzarán a la fase 3 del plan de desconfinamiento, con lo que la mayor parte de los siete millones de ciudadanos de la ciudad podrán disfrutar de los permisos interregionales.

La pandemia parece remitir en la mayor parte del país, con excepción de la región sureña de Magallanes, que es la puerta chilena a la Antártida y donde la cantidad actual de pacientes infectados es mayor que en el primer brote.

«Ocho regiones han disminuido sus casos en los últimos 14 días. De todas maneras, nos preocupa Magallanes y tenemos un equipo del Ministerio apoyando desde el día lunes», reconoció el ministro chileno de Salud, Enrique Paris.

Las autoridades informaron además de que en las últimas 24 horas, se registraron 1.372 infectados y 24 muertos a nivel nacional, lo que eleva el balance total a 449.903 casos y 12.345 fallecidos desde principios de marzo.

La tasa de positividad, que durante semanas se situó en torno al 5 %, volvió a aumentar por tercer día consecutivo y se ubicó en el 8,8 %, debido en parte al bajo número de test PCR realizados en las últimas horas, que apenas llegó a los 15.500 exámenes frente a los 30.000 habituales por la resaca de las pasadas Fiestas Patrias.

Con apenas 19 millones de habitantes y con la tasa de testeo más alta de Latinoamérica por millón de habitantes, el país es el duodécimo del mundo con más contagios, según la estadounidense Universidad Johns Hopkins.

Chile se encuentra con toque de queda nocturno y bajo estado de excepción por catástrofe hasta mediados de diciembre y mantiene aún las escuelas y las fronteras cerradas, aunque el Gobierno está evaluando la posibilidad de abrirlas a turistas de ciertos países. EFE

Compartí: