El Producto Interno Bruto (PIB) trimestral ha registrado una caída interanual de -6,5% en el segundo trimestre de 2020 y acumuló una disminución de -0,9% al primer semestre, informó este viernes el Banco Central del Paraguay (BCP).


Desde el enfoque de la oferta, las actividades económicas con mayor incidencia negativa en el comportamiento interanual han sido los servicios, algunas ramas de la industria y electricidad y agua. No obstante, la agricultura y la ganadería, así como las construcciones, incidieron positivamente atenuando el resultado interanual.

Desde la perspectiva del gasto los componentes con mayor incidencia negativa han sido el consumo privado y la formación bruta de capital. A su vez, el consumo de gobierno y las exportaciones netas incidieron de forma positiva, mitigando la caída interanual desde esta perspectiva.

Desde el enfoque de la producción, conforme a los últimos datos oficiales del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), la agricultura ha registrado un incremento de 17,5% con respecto al mismo trimestre de 2019 y acumuló una variación positiva de 18,8% al segundo trimestre del 2020.

El resultado favorable observado en el trimestre ha sido fundamentalmente por los mejores niveles de producción de la soja en la campaña 2019/2020, acompañados de otros rubros agrícolas como la caña de azúcar, arroz, maíz, yerba mate y canola.

No obstante, estos resultados han sido parcialmente atenuados por las variaciones negativas registradas en la producción de trigo y mandioca. Ganadería, Forestal, Pesca y Minería La actividad de Ganadería, Forestal, Pesca y Minería, ha presentado un incremento de 0,4% con respecto al mismo trimestre del año 2019, acumulando así un aumento de 4,8% al primer semestre.

El resultado interanual del trimestre está explicado principalmente por el mayor nivel de faenamiento de ganado bovino y de aves, así como crecimientos en la minería (lo cual está vinculado en gran medida al mayor dinamismo de la construcción), y la producción de otros productos pecuarios. Sin embargo, este crecimiento se vio atenuado por el desenvolvimiento desfavorable de las actividades relacionadas a los productos forestales y la pesca.

La actividad manufacturera ha registrado una tasa de variación de -6,0% con respecto al mismo trimestre del año 2019, mientras que de forma acumulada al primer semestre la disminución fue de -2,7%. El resultado trimestral interanual está explicado por el menor desempeño de la producción de productos textiles y prendas de vestir, bebidas y tabaco, productos del papel, industria de la madera, productos químicos, cueros y calzados, maquinarias y equipos, metales comunes y otras industrias manufactureras. No obstante, se observaron resultados positivos en la producción de carnes, aceites, lácteos, minerales no metálicos y molinerías y panaderías.

El sector de la construcción ha presentado un crecimiento de 9,0% en su desempeño interanual respecto al mismo trimestre del año 2019. De forma similar, la variación acumulada al segundo trimestre del 2020 es de 9,4%. El comportamiento de la actividad estuvo influenciado, principalmente, por el mayor dinamismo observado en la ejecución de las obras tanto privadas como públicas. En este escenario, se ha registrado un importante crecimiento en la demanda de los principales insumos empleados por el sector, como el cemento y el asfalto. Asimismo, las condiciones climáticas también han coadyuvado al desempeño de este sector durante este segundo trimestre.

El sector de electricidad y agua (que incluye a las binacionales) ha verificado una variación interanual de -10,4% con respecto al mismo trimestre del año anterior. De forma acumulada en el primer semestre del 2020 se registra una variación de -3,1%.

Este resultado responde a la menor generación de energía eléctrica por parte de las binacionales, que sigue siendo explicada por el menor caudal hídrico del río Paraná. Así mismo, la distribución de electricidad y agua también registraron tasas negativas al compararlas con el mismo trimestre del 2019.

El sector servicios registró un desempeño interanual negativo, principalmente debido a la emergencia sanitaria por la Covid-19 y la cuarentena implementada, factores que influyeron en el normal desenvolvimiento de la actividad. La variación interanual registrada fue de -10,9% con respecto al mismo trimestre del 2019, acumulando así una disminución de -4,4% al primer semestre del 2020.

En este comportamiento han incidido negativamente el comercio, los servicios a los hogares, los restaurantes y hoteles, los servicios a las empresas y el transporte. En contrapartida, las telecomunicaciones, la intermediación financiera y los servicios gubernamentales presentaron un desempeño positivo.

Desde la perspectiva del gasto, en el segundo trimestre de 2020 la disminución interanual del PIB ha sido provocada por la reducción en la demanda interna (-8,1%). Entre los principales componentes de la demanda interna, se ha destacado la disminución en el consumo total en -6,4%, mientras que la formación bruta de capital (FBK) ha registrado una reducción de -14,9%, ambos en términos interanuales.

Al desagregar el consumo total, se ha observado que el consumo privado ha registrado variación de -7,5%, debido principalmente a una disminución en los gastos en servicios, en especial los relacionados con la recreación, educación y salud. También los gastos en bienes no durables (que incluyen principalmente alimentos, papeles y combustibles) registraron una variación negativa, al igual que los gastos en bienes durables, que incluyen compras de electrodomésticos y vehículos automotores.

Por su parte, el consumo público ha verificado un leve crecimiento de 0,1% en términos interanuales, mostrando esta trayectoria positiva por décimo tercer trimestre consecutivo. La formación bruta de capital fijo (FBKF) ha registrado un incremento de 0,7% con respecto al mismo trimestre de 2019. Este desempeño ha estado influenciado, principalmente, por el mayor nivel en las construcciones, mientras que la inversión en maquinarias y equipos y en productos metálicos, atenuaron este crecimiento.

Por el lado de la demanda externa, las exportaciones de bienes y servicios han presentado una disminución interanual de -20,8%, mientras que las importaciones de bienes y servicios se redujeron en -27,3% al compararlas con los niveles del mismo trimestre de 2019.

De esta manera, la demanda interna fue el componente que más efecto tuvo en la disminución interanual del PIB del segundo trimestre del 2020, con una incidencia de -7,8 puntos porcentuales (p.p.), principalmente debido al consumo total, que registró una incidencia negativa de -5,0 p.p. y al FBK, que registró una incidencia de -2,9 p.p. De forma contraria, las exportaciones netas tuvieron una incidencia positiva de 1,4 p.p. en la variación del PIB.

Fuente: Agencia IP

Compartí: