La pandemia causó estragos en todo el mundo con empresas cerradas, miles sin trabajo y crisis económica. Sin embargo, la industria audiovisual uruguaya se ha visto beneficiada y sus producciones publicitarias han acaparado la mirada de las compañías regionales.


Uruguay es una especie de isla sanitaria debido a que se encuentra en una situación mucho más controlada que la que padecen el resto de los países latinoamericanos ya que, desde la declaración de emergencia sanitaria el 13 de marzo y hasta este jueves, suma 1.934 casos (243 activos) y 47 fallecidos.

La vida cotidiana sin grandes restricciones, amparándose en la «libertad responsable de sus ciudadanos», como pregonaron las autoridades, hizo que muchas actividades, como la producción audiovisual, volvieran al ruedo.

«La industria audiovisual se movió muy rápido, enseguida creó un protocolo y en muy poquito tiempo estábamos filmando de nuevo con un montón de precauciones, de cuidados, pero filmando comerciales en los que se higienizaba todo el lugar primero y, si era cerrado, entraba el personal mínimo a la filmación», cuenta a Efe Nacho Vallejo, director de la agencia de publicidad Amén.

Pese a que el 13 de marzo, la industria audiovisual se vio parada durante un mes y medio nunca dejó de trabajar y de seguir con la idea de volver a rodar.

Incluso, Vallejo recuerda que a las pocas semanas de llegada de la pandemia hicieron un spot publicitario con imágenes de discursos políticos de todos los partidos con la mira puesta en generar unión ante la enfermedad.

PRODUCCIÓN LIBRE DE COVID

Los buenos resultados arrojados por Uruguay en estos meses permitieron que el país sea el primero de la región en liberar actividades como la construcción, el teatro, la práctica deportiva o la educación.

Ello también incluyó las producciones audiovisuales -tanto de contenidos como de publicidad- bajo un estricto protocolo sanitario a la hora de rodar.

Según detalla Vallejo, esto ha permitido que «muchísimas producciones audiovisuales» llegaran al país en busca de apretar REC y comenzar las filmaciones.

«Por el tema de la pandemia nosotros recibimos un encargo de Ciudadana, que es una empresa que se ocupa de hacer comunicaciones institucionales, organismos, gobiernos y trabajando para la OMS hicimos un comercial justo por la pandemia que se filmó acá en Uruguay», cuenta.

El director de Amén señala que Uruguay tiene la particularidad de contar fácilmente con «representantes étnicos» con características de todas partes del mundo y eso ayuda a este tipo de producciones.

En estos meses tanto Amén (que ya lleva 12 producciones en 3 meses) como el resto del sector ha crecido «muchísimo» debido a estas compañías que encuentran en el pequeño país suramericano una luz para poder trabajar.

«Tenemos características muy favorables, paisajes muy variados, accesos muy fáciles, muy buena disponibilidad gubernamental, exenciones impositivas, devoluciones económicas. Eso siempre logró que se viniera mucho a filmar a Uruguay donde hay un equipo técnico amplio y muy formado para filmar tanto publicidad como contenidos», enfatiza Vallejo.

SERVICIOS INTERNACIONALES

Los números confirman los buenos resultados: la producción uruguaya que generalmente presta servicios internacionales creció un 40 % en julio y más de 100 % en agosto con respecto a los mismos meses en 2019.

«De algún modo la pandemia ha beneficiado la industria audiovisual en Uruguay», enfatiza.

Aunque los principales clientes de los rodajes publicitarios son sus vecinos, Argentina y Brasil, Vallejo asegura que tienen como clientes a empresas en Colombia, México, Chile e incluso algunas europeas.

Pese a los protocolos, las medidas de cuidado, la atención que hay que tener para evitar que la enfermedad afecte el trabajo audiovisual, Vallejo sostiene que siguen trabajando con la misma libertad que siempre tuvieron a la hora de rodar.

«Ojalá sigan interesándose en Uruguay los clientes del resto del mundo y entendiendo que acá podemos realizar, filmar, pensar y estamos en perfectas condiciones. Tenemos gran disponibilidad todavía para poder atender a mucha más demanda del mundo dándoles el trabajo técnico y profesional que podría ofrecer cualquier empresa del mundo hasta antes de la pandemia», concluye. EFE

Compartí: