El gobernador del estado brasileño de Santa Catarina (sur), Carlos Moisés, está siendo investigado por la supuesta compra irregular de 200 respiradores para atender la crisis sanitaria provocada por la pandemia del nuevo coronavirus y su residencia fue objeto este miércoles de un registro.


Agentes de la Policía Federal y del Ministerio Público (fiscalía) cumplieron una orden de registro en la Casa d’Agronómica, residencia oficial del gobernador en la ciudad de Florianópolis, la capital regional, con el objetivo de buscar pruebas por la supuesta irregularidad en la compra sin licitación.

El contrato sospechoso alcanza un valor de 33 millones de reales (unos 5,8 millones de dólares), dinero que fue pagado de manera anticipada en marzo, en el comienzo de la pandemia, pero los equipos no fueron entregados y la Policía Civil de ese estado, fronterizo con Argentina, decidió iniciar las investigaciones.

La Asamblea Legislativa de Santa Catarina instaló una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) con fines de abrir un juicio de destitución contra Moisés y el proceso avanza en el órgano legislativo regional.

Las autoridades buscan determinar si la orden para la compra, realizada a la empresa Veigamed, partió del gobernador o de otros dos secretarios que también son investigados en el operativo realizado este miércoles.

Moisés es un abogado y exbombero militar integrante del Partido Social Liberal (PSL), la formación que llevó al poder al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien después renunció a ese movimiento de derecha.

La víspera, en Belem, capital del amazónico estado de Pará (norte), el despacho del gobernador Hélder Barbalho fue registrado también por las autoridades en un operativo contra fraudes en el sistema de salud desde hace dos años, pero que se extendió a los hospitales de campaña en la actual emergencia sanitaria.

En Río de Janeiro, en tanto, la Asamblea Legislativa regional decidió la semana pasada abrir un juicio político con fines de destitución contra el gobernador, Wilson Witzel, quien fue suspendido seis meses del cargo también por sospechas en malversación de dinero público durante la pandemia.

OTROS GOBERNADORES INVESTIGADOS

Otros gobernadores han sido objeto de investigaciones por supuestos fraudes en la salud durante la crisis de la COVID-19, que hasta el momento ha causado en Brasil casi 143.000 muertes y 4,8 millones de casos confirmados, dejando al país como uno de los más afectados en el mundo.

El gobernador de Amazonas, Wilson Lima, fue objeto a finales de junio de un operativo policial anticorrupción similar por la compra de respiradores a una empresa de vinos.

En Recife, capital de Pernambuco (nordeste), igualmente se investiga la adquisición de ese mismo tipo de equipos a una empresa veterinaria que los habría probado solo con cerdos y no en humanos. EFE

Compartí: