Descargar el Audio

El abogado e investigador, Juan Martens manifestó que al creer que el Ejercito del Pueblo Paraguayo (EPP), es un grupo con numerosos miembros es un dato erróneo. Además, mencionó que el grupo armado hasta el momento no estaría necesitando involucrarse en el narcotráfico.


«El EPP no necesita hasta la fecha involucrarse en el narcotráfico porque lo que la gente paga es suficiente para los fines que precisa. Entonces con los pagos de secuestros tiene suficiente cantidad de dinero para sostenerse y por lo tanto tal vez no se este involucrando ni tenga la necesidad de involucrarse con el cultivo de la marihuana», señaló.

«Hay personas que intentan infiltrarse en organizaciones que van convenciendo y haciendo de cabeza a personas para que se involucren, tenemos a ciertos dirigentes campesinos que se convirtieron en reclutadores de jóvenes y familiares. No solo núcleos familiares integran el EPP y se insiste mucho en que son tres o cuatro núcleos familiares, tal vez esa no es una descripción más precisa de la conformación del EPP», afirmó.

El profesional mencionó que pensar al EPP como un gran equipo es algo totalmente equivocado. Y aseguró que se necesita analizar al grupo armado como una cuestión insurgente y sacarle contenido a su discurso porque afirmó que la gente ve desigualdad y el EPP se nutre de eso.

«Tenemos documentos donde personas tuvieron que abandonar sus comunidades porque iban a ser asesinados por el EPP por no unirse. Muchos dicen que el EPP es un fantasma porque supuestamente nunca los vieron, pero eso es un discurso de sobrevivencia porque hay un temor

La presencia del EPP es muy lucrativa para algunos grupos de poder. Todo esto perjudica a una democracia, pero ganan aquellos que pueden aumentar sus cultivos», señaló.

Sobre niñas abatidas en el norte:

«La FTC esta conformada por un grupo de gente como todos, pero por otro lado hay una desconfianza en la legitimidad y en las intenciones de la lucha contra el EPP. Lo más probable es que hayan ingresado a matar sin ningún trabajo previo. Es espantoso lo que ocurrió y demuestra la falta de planificación . Si sabían que estaban menores en el campamento tenían que tener un plan. Es imposible que no puedan desarma a dos niñas. Realmente fue una metida de pata», sostuvo.

Compartí: