París ha entrado en la lista de ciudades francesas en alerta máxima por la expansión del coronavirus, lo que supone nuevas restricciones durante un período mínimo de quince días que afectarán sobre todo a las universidades, restaurantes y bares a partir de este mismo martes.


La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, la Prefectura de Policía y los responsables regionales de Educación, Sanidad y geriátricos darán a conocer este lunes todas las disposiciones aprobadas durante el fin semana, entre las que se prevé una reducción del aforo de clases en universidades al 50 % y el cierre de bares.

En paralelo, los restaurantes se mantendrán abiertos aunque con mayores limitaciones.

El sector esperaba desde el viernes la respuesta del Alto Consejo de Salud Pública, que debía valorar una serie de propuestas hechas por los hosteleros para impedir el cierre de sus establecimientos en zonas de alerta máxima.

El Alto Consejo dio este domingo al Gobierno un informe con sus recomendaciones, que pasaría por establecer un aforo máximo y separar aún más las mesas, entre otras medidas.

Los bares han hecho también sus propuestas al Ejecutivo pero la situación para ellos se mantiene en el aire a la espera de las precisiones de las autoridades, y consideran muy probable que mañana, martes, deban echar el cierre.

En las universidades de zonas en alerta reforzada o máxima deberán reducir su aforo a la mitad, aunque los responsables aseguran que los contagios no se producen en las clases sino en los encuentros privados, cuando un tercio de los focos de contagio activos se registran en el medio escolar.

Además, la Asociación de Hospitales Públicos de París busca un centenar de refuerzos para sus establecimientos y ha lanzado una llamada en su web a estudiantes, liberales, desempleados o recién jubilados para que se incorporen en puestos de enfermería, auxiliar de enfermería y otros perfiles médicos.

Pero el colegio médico teme que esto no sea suficiente pues la dificultad del sector es precisamente la falta de personal.

En la emisora «RTL», Hidalgo aseguró este domingo que la situación «es muy grave» y pidió a los poderes públicos métodos para los próximos 12 o 18 meses, para ser eficaces y evitar tomar y abandonar continuamente nuevas medidas a corto plazo. EFE

Compartí: