Los hospitales necesitan establecer áreas libres de COVID-19 para poder mantener su ritmo de operaciones quirúrgicas sin peligro para los pacientes, según un estudio de la Universidad de Birmingham (el Reino Unido) publicado este martes en la revista Journal of Clinical Oncology.


Foto ilustrativa.

El trabajo, en el que participaron investigadores de más de 50 países, indica que la creación de esas áreas «libres de COVID-19» en los hospitales pudiera salvar vidas de pacientes quirúrgicos durante la segunda ola de la pandemia, reduciendo el riesgo de muerte por infecciones pulmonares asociadas al coronavirus.

El estudio halló que los pacientes que fueron intervenidos y recibieron atención hospitalaria en zonas «libres de COVID-19» tuvieron mejores resultados, al mejorar la seguridad con una política estricta que impedía que ningún enfermo de COVID-19 entrara en contacto con ellos.

Ante el temor a contraer el virus en el hospital, millones de operaciones se cancelaron en todo el mundo durante la primera ola de la pandemia, demorando la intervención en casos, como los del cáncer, que requieren rapidez antes de que la enfermedad sea intratable.

Y, a medida que se acerca una segunda ola, hay más pacientes que enfrentan retrasos, agregaron los investigadores.

Con los datos de 9.171 pacientes de 55 países, los científicos descubrieron que las complicaciones pulmonares se reducían en 2,7 puntos (2,2 % frente a 4,9 %) y las tasas de muerte después de la cirugía en un punto (0,7 % frente a 1,7 %) en los pacientes tratados en áreas «libres de COVID-19».

Sin embargo, en este estudio, solo el 27 % de los pacientes fueron atendidos en estas áreas protegidas.

La creación de zonas libres de COVID-19 podría evitar en un año 6.000 muertes relacionadas con el coronavirus tras operaciones de cáncer solo en el Reino Unido, dijeron los investigadores.

Para muchos hospitales, la creación de estas áreas «representa un desafío importante», por lo que los Gobiernos deben ayudar a financiar este importante rediseño de los servicios quirúrgicos y brindar protección a los pacientes, apuntó el líder de la investigación, Aneel Bhangu, de la Universidad de Birmingham.

«Las áreas libres de COVID-19 podrían salvar muchas vidas durante las oleadas futuras, al permitir que la cirugía continúe de forma segura a pesar de las altas tasas de infección en la comunidad», agregó. EFE

Compartí: