El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó este martes suspender hasta después de las elecciones del 3 de noviembre las negociaciones con el Congreso para aprobar un nuevo paquete de estímulo económico por la pandemia del coronavirus.


«He dado instrucciones a mis representantes para que dejen de negociar hasta después de las elecciones, cuando, inmediatamente después de que gane, aprobaremos una gran Ley de Estímulo centrada en los trabajadores Estadounidenses y las pequeñas empresas», escribió en Twitter Trump, quien permanece convaleciente por la COVID-19 en la Casa Blanca.

Las negociaciones entre la Casa Blanca y los demócratas para aprobar un nuevo rescate han estado estancadas y los progresistas reconocieron la semana pasada que difícilmente iban a dar resultados antes de los comicios.

Trump argumentó en su tuit que la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, «está pidiendo 2,4 billones de dólares para rescatar a los estados demócratas mal administrados y con alta criminalidad, dinero que no está relacionado con la COVID-19».

«Hicimos una oferta muy generosa de 1,6 millones de dólares y, como de costumbre, ella no está negociando de buena fe. Estoy rechazando su petición y mirando hacia el futuro de nuestro país», subrayó Trump.

A finales de marzo, cuando la pandemia golpeó con dureza el empleo y la producción en Estados Unidos debido a las medidas para prevenir la propagación del coronavirus, republicanos y demócratas pactaron un plan de rescate fiscal por un valor total de 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia del país, pero que fue insuficiente ante la gravedad de la crisis.

En los últimos meses las negociaciones para aprobar un nuevo paquete de estímulo se reanudaron, pero permanecen estancadas por diferencias entre ambas partes.

El viernes, la Cámara Baja, controlada por la oposición demócrata, aprobó un nuevo plan de rescate por valor de 3 billones de dólares -al que la Casa Blanca se opone- para hacer frente a la crisis, que no tenía visos de prosperar debido la mayoría republicana en el Senado.

En un comunicado publicado en su cuenta de Twitter, Pelosi dijo este martes que con esta decisión que el presidente «ha mostrado su verdadera cara: se pone a sí mismo primero a expensas del país con toda la complicidad de los miembros del Partido Republicano del Congreso».

Y siguió: Trump «muestra su desprecio por la ciencia, su desdeño por nuestro héroes -en la atención sanitaria, equipos de rescate, instalaciones sanitarias, transporte, trabajadores alimentarios, profesores (…)- y rechaza poner dinero en los bolsillos de los trabajadores a menos que su nombre esté impreso en un cheque».

En otro de sus tuits, Trump pidió al líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, que se concentre «a tiempo completo» en aprobar a su nominada al Tribunal Supremo, la jueza conservadora Amy Coney Barrett.

«He pedido a Mitch McConnell que no se retrase, sino que en su lugar se centre a tiempo completo en aprobar a mi impresionante nominada a la Corte Suprema de Estados Unidos, Amy Coney Barret. Nuestra Economía lo está haciendo bien. La Bolsa está en niveles récord, los TRABAJOS y el desempleo están volviendo en números récord», escribió el mandatario.

«¡Estamos liderando el Mundo en la Recuperación Económica, y LO MEJOR ESTÁ POR LLEGAR!», concluyó.

Este martes, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, insistió al Congreso en la necesidad de un estímulo fiscal adicional para superar la «recesión más aguda jamás registrada» en EE.UU. debido a la COVID-19.

En un discurso ante la National Association of Business Economics (NABE), Powell repitió sus llamados al Congreso, porque la economía estadounidense necesita más apoyo para superar la crisis. EFE

Compartí: