Los jóvenes italianos salieron hoy a las calles de distintas ciudades de todo el país para manifestarse por la crisis climática, siguiendo la huelga nacional proclamada por el movimiento "Fridays For Future Italia" desde su redes sociales.


Turin (Italy), 27/09/2019.- School students and activists take part in the Global Strike for Climate rally in Turin, Italy, 27 September 2019. Millions of people across the world are taking part in demonstrations demanding action on climate issues. The Global Climate Strike Week is held from 20 September to 27 September 2019. (Italia) EFE/EPA/ALESSANDRO DI MARCO

Bajo el lema «El futuro es nuestro y lo recuperaremos», unos 2.000 jóvenes se reunieron en la céntrica plaza el Popolo de Roma, mientras que cientos de muchachos lo hicieron en la Plaza del Duomo de Milán (norte) y en las calles de Nápoles (sur), según los medios.

En la capital la concentración transcurrió entre medidas de seguridad contra el coronavirus, con los jóvenes sentados en el suelo y separados por la distancia de seguridad, mientras que por megafonía se insistía en el uso de la mascarilla, obligatoria también al aire libre en todo el país.

El movimiento, impulsado por la joven sueca Greta Thunberg, sigue manifestándose para advertir de que la crisis climática «continúa siendo ignorada y descuidada por los políticos», aunque también tienen reivindicaciones sobre el sistema educativo.

En la capital los alumnos denunciaron entre otras cosas las condiciones del transporte público de la ciudad, al considerarlo contaminante y siempre abarrotado, y lamentaron que la pandemia ha hecho que se recurra más si cabe a los vehículos privados.

«Ningún Gobierno, y menos el italiano, ha empezado a abordar seriamente las numerosas advertencias y alarmas que nos ha proporcionado la comunidad científica hasta ahora», leyeron en su manifiesto en Roma.

Asimismo señalaron que la próxima década será crucial para las próximas generaciones.

Por primera vez en el país se unió a las protestas el movimiento «Extinction Rebellion», crítico con una sociedad en la que cada vez más grandes empresas recurren al «greenwashing» («lavado verde»).

Los seguidores de Thunberg en Italia exigen la reducción de emisiones de dióxido de carbono en Italia en un 12% anual para acercarse al cero en 2030, y la redistribución de recursos del plan de recuperación italiano hacia la lucha contra la crisis climática. EFE

Compartí: