La red de Bancos de Alimentos de Colombia (Abaco) hizo este miércoles un llamado a empresas del país para que aumenten sus donaciones y con ello disminuir el número de personas que padecen hambre debido a la crisis económica y social generada por la pandemia del coronavirus.


Según el estatal Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), la tasa de desempleo en agosto pasado fue del 16,8 %, un aumento de 6 puntos porcentuales respecto al mismo mes del año pasado, lo que ha acelerado de manera significativa el número de afectados por el hambre.

«Frente a esta realidad, la red de Bancos de Alimentos de Colombia (BACO), ha redoblado esfuerzos en la recuperación de los excedentes alimentarios de comercios, empresas, industrias e incluso de hogares, para distribuirlos a las comunidades que no disponen de acceso a una comida diaria, nutritiva, y saludable», dijo el director de Abaco, Juan Carlos Buitrago, en una rueda de prensa telemática.

Antes de la cuarentena, el 88,9 % de las familias podían consumir tres comidas al día, pero ahora sólo el 68,1 % de los hogares colombianos tienen esa posibilidad, el 29,2 % comen dos veces al día y el 2,6 % una vez al día.

Además el DANE dijo ayer que más de 660.000 colombianos entraron el año pasado a la pobreza monetaria en un informe en el que señala que el 35,7 % de los ciudadanos del país vivía en 2019 en esta condición.

De acuerdo con datos del Programa Mundial de Alimentos, en octubre de este año en Colombia 10,9 millones de personas tienen un consumo insuficiente de alimentos.

«Es por ello que los 22 Bancos de Alimentos a lo largo del país hemos doblado nuestra actividad durante la crisis sanitaria provocada por la pandemia», indicó Buitrago.

Esas instituciones, añadió Buitrago, han logrado recolectar en lo que va de este año 45 millones de kilos de alimentos que fueron entregados a 1,8 millones de personas vulnerables en 158 de los más de 1.100 municipios de Colombia.

Buitrago recordó que antes de la pandemia el 54,2 % de la población en Colombia vivía en inseguridad alimentaria, por lo que aseguró que «la otra mitad puede ayudar a cambiar esta realidad, y para ello, hoy más que nunca, es crucial la conjunción de voluntades».

«La meta de una Colombia y un futuro sin hambre es alcanzable con el aporte de todos los sectores de la sociedad», agregó.

El gerente de Asuntos Corporativos de Abaco, Walter Andrade, explicó que la campaña «Bajemos la bandera del hambre» es un llamado a «sumarnos para disminuir el flagelo del hambre en Colombia».

Subrayó que en Colombia todavía hay miles de hogares que padecen hambre y eso se evidencia en que todavía hay trapos rojos en las ventanas y puertas de las viviendas «como signo, como un llamado de auxilio a la falta a alimentos».

Recordó también que el próximo 16 de este mes se celebra el Día Mundial de la Alimentación promovido por la FAO, una iniciativa que busca disminuir el hambre en el mundo. EFE

Compartí: