El número de infecciones de coronavirus sigue aumentando rápidamente en Bélgica, que actualmente dobla los contagios semanalmente y es el segundo país de la Unión Europea (UE) con mayor incidencia de Sars-CoV-2, sólo superado por República Checa.


Bélgica ha registrado 7.030 contagios en las últimas 24 horas, frente a los 2.088 del miércoles pasado, lo que sitúa la media semanal en 5.057 casos diarios, un aumento semanal medio del 93 %.

Las hospitalizaciones se sitúan en una media semanal de 152 ingresos (+81 %) y los decesos en más de 18 diarios (+6,4 %).

Con una media de 42.100 test de diagnóstico diarios, la tasa de positividad nacional se sitúa en el 11,7 %, mientras que en Bruselas alcanza el 19,3 %, un récord.

La incidencia acumulada sobre 100.000 habitantes en los últimos 14 días se sitúa en 468 casos en el conjunto del país.

«Los casos de contagios y de hospitalizaciones continúan incrementándose de manera alarmante (…), las cifras de nuevos contagios doblan cada semana» y «el las provincias del sur, más afectadas, cada tres días», declaró en una rueda de prensa el portavoz del comité interfederal belga sobre el coronavirus Yves Van Laethem.

El experto señaló que el incremento de los contagios se nota «en todas las franjas de edad, pero un cuarto de ellas se cuentan claramente entre las personas en la veintena de años».

Bruselas sigue siendo el epicentro de la epidemia en Bélgica, con una media de 880 nuevos casos al día, aunque se trata de «un aumento que actualmente es menos rápido que en el conjunto del país», con un avance semanal del 53 % en la capital.

Esa ralentización de las infecciones reportadas «puede ser debida a las medidas (restrictivas aplicadas hace dos semanas), es pronto para saberlo, o a la saturación de los centros de diagnóstico», apuntó Van Laethem.

«No hay que entrar en pánico. No estamos en la misma situación que en marzo o abril. Conocemos mejor al virus y sabemos lo que hay que hacer para controlarlo. Pero hay que hacerlo. Dictar medidas no es suficiente. Hay que aplicarlas», agregó.

En ese sentido, los expertos belgas pidieron a la población «limitar los contactos al mínimo absoluto» y respetar estrictamente las reglas básicas de distanciamiento físico incluso llevando mascarilla, la higiene de manos, la ventilación de los espacios cerrados o la utilización de la aplicación de rastreo para teléfonos.

Bélgica es el segundo país con más incidencia acumulada de COVID-19 de la Unión Europea, superado sólo por República Checa (521,5) y por delante de Países Bajos (387), España (299,8) y Francia (299,7), según la última actualización del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés).

Se da la circunstancia de que Bruselas acoge este jueves y viernes un Consejo Europeo con los líderes de los países de la Unión Europea (UE). EFE

Compartí: