Vecinos y legisladores presentaron este miércoles en un parque de Miami un memorial en honor a las víctimas del coronavirus, y con el que de alguna manera pretenden cubrir la ausencia de un tributo similar desde el Gobierno estatal por las más de 15.000 muertes que la pandemia de la COVID-19 se ha cobrado en Florida.


«Este es el tributo del distrito 24 para las muchas vidas pérdidas», dijo hoy en la presentación del memorial la legisladora Frederica Wilson, representante de este distrito electoral en el Congreso federal, quien apuntó a la falta de un tributo hecho por el estado de Florida.

En el Parque Simonhoff, ubicado en el barrio de Liberty City, de mayoría afroamericana, se despliegan una serie de piezas de plástico de color blanco, con forma de lápida, sobre las que vecinos de las inmediaciones han empezado desde hoy mismo a escribir los nombres de su familiares.

Sólo en Miami-Dade han perdido la vida 3.485 personas, entre ellas el hermano de la concejal de este condado Audrey Edmonson.

«Este monumento le dará a nuestra comunidad un lugar para reunirse para compartir su dolor común mientras se conmemora a todos aquellos que trágicamente perdieron la vida a causa de la enfermedad», manifestó Edmonson.

Entre las que acudieron a la presentación de este memorial figuró Rachel Moore, quien en agosto pasado perdió a su madre, Patsy Gilreath-Moore, de 79 años, a causa de la COVID-19.

«Las personas deben comprender las secuelas que ocurren en una familia», señaló la mujer, en declaraciones que recoge el canal WSVN de Miami.

La elección de Liberty City como sede de este memorial, que fue coordinado por la organización The Circle of Brotherhood, pretende poner de relieve «las desigualdades que hacen que los afroamericanos y otras personas de color sean más vulnerables a la COVID-19», como señaló Wilson.

De acuerdo a los gubernamentales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), «muchas desigualdades» ponen a los grupos minoritarios, como los afroamericanos e hispanos, en mayor riesgo de enfermarse y morir por la COVID-19, entre ellas el acceso a la salud y una mayor proporción de miembros de estas comunidades en trabajos esenciales.

Estados Unidos alcanzó registra hasta este miércoles la cifra de 7.891.674 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y de 216.406 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins. EFE

Compartí: