El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social a través de la Dirección de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles recomienda adoptar y/o mantener hábitos alimentarios saludables de manera a prevenir el avance de las enfermedades crónicas como la obesidad, diabetes, hipertensión arterial, y enfermedades cardiovasculares.


Cabe resaltar que una alimentación se considera saludable cuando es equilibrada, completa y variada en todos los nutrientes que el organismo necesita, ya que es la base para mantener el sistema inmunológico ante cualquier virus. 

De acuerdo a los datos de la primera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de Enfermedades No Transmisibles 2011(STEP 2011) que realizó el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, se pueden observar los siguientes datos:

-El 84,7% de la población adulta no consume la cantidad diaria de frutas y hortalizas recomendada por la OMS para considerar una alimentación saludable es decir solo el 16 % consume 5 porciones por día.

-EL 57% de la población adulta tiene exceso de peso (sobrepeso y obesidad)

-El 45,8% tiene Hipertensión Arterial

-El 9,7% Diabetes Mellitus Tipo 2 

Recomendaciones claves para la adopción de hábitos alimentarios saludables 

Para llevar un estilo de vida saludable, la Lic. Claralina Mendoza, encargada del área de alimentación saludable de la Dirección de Vigilancia de Enfermedades No transmisibles, brinda las siguientes recomendaciones para llevar una vida más sana:

Establecer hábitos alimentarios saludables; proceso que debe iniciarse desde la niñez y la adolescencia para así lograr una sana adultez.

Consumir alimentos elaborados en casa y fomentar las comidas caseras sin muchos aditivos químicos colorantes y conservantes como: cloruro de sodio,,sorbato de sodio, bromato de sodio, nitrato ,azúcares .

Comer en horario, Distribuir y fraccionar la alimentación en 4 a 5 comidas diarias.

Practicar una buena masticación para lograr una excelente digestión.  

Se debe iniciar el día con un desayuno nutritivo y saludable, destacando que es la primera ingesta y la más importante del día, ya que nos dan la energía necesaria para realizar nuestras actividades durante todo día. Ejemplo de los alimentos que podemos incluir en nuestro desayuno: Banana (frutas), leche, avena, huevo, pan, yogurt.  

Preparar la huerta en casa con la familia puede ser una forma entretenida y saludable.

Aumentar la ingesta de las frutas de estación ya que conservan sus propiedades organolépticas, es decir, nos dan un sabor mucho más intenso, tienen una mejor textura y apariencia, es más económica y lo puedes distribuir tanto en el desayuno, en la media mañana y la merienda. 

Consumir 3 porciones de frutas de colores diferentes y 2 porciones hortalizas de estación todos los días: 

Hortalizas: coliflor, zapallo y zanahoria, remolacha, chuchu (papa del aire), brócoli, repollo, zapallito italiano, zapallito de tronco, lechuga, tomate, zanahoria, berro espinaca, acelga. 

Frutas de estación como: banana, mandarina, manzana, naranja, limón, pomelo, kaki, kiwi, cirismoya, níspero, guayaba, aguacate, yvaporu. Aumentar la ingesta.

Legumbres (poroto, manteca, poroto peky, arveja, lenteja)

Utilizar saborizantes naturales e incluir nuevos sabores como pimienta, orégano, laurel, romero, albahaca, jengibre o perejil, entre otros.

Elegir cereales y granos (almendras, nuez, sésamo, semilla de lino, avena, semilla de girasol) que mantienen todos los nutrientes y múltiples beneficios. 

Remplazar las grasas saturadas por insaturadas que poseen un efecto beneficioso en el sistema cardiovascular y se encuentran en aceites vegetales, semillas y frutas secas.

Aumentar el consumo de sopas y caldos, fibra, así como avena, cereales integrales, arroz integral, fideos integrales, quínoa y harinas integrales en genera.

Las Legumbres deben formar parte del pan alimentario (poroto rojo, poroto manteca, poroto peky, arveja, lenteja, habilla)

Practicar la higiene alimentaria, cuidando las porciones y formas de cocción con buenas prácticas de higiene durante el proceso de elaboración de las comidas.

Beber 6 a 8 vasos de agua por día (2 a 3 litros de agua). 

¿Qué debemos evitar?

El consumo frecuente de los alimentos con elevada cantidad de azúcar como: golosinas, chocolates, galletitas dulces, facturas y gaseosas.

La ingesta de alimentos frente al televisor o almorzar en la oficina en el escritorio, comer snacks salados o dulces al paso o con prisa. 

Reducir el consumo de sal.

Moderar el consumo de grasas, evitar la fritura 

Es de vital importancia evitar la adopción de dietas fantásticas o ayunos u otros planes alimentarios en estos tiempos de pandemia (COVID-19.)

Fuente: Ministerio de Salud

Compartí: