Miles de manifestantes salieron a las calles de Chile para conmemorar un año del estallido social, donde la ciudadanía se expresó en contra de la gestión del Gobierno de Sebastián Piñera a través de un histórico cacerolazo y marchas multitudinarias que terminaron con bloqueos de vías, saqueos y otros desmanes.


Durante esta jornada, la gente se congregó en el centro de la capital, en Plaza Italia, con pancartas y cánticos para presentar sus demandas a favor de profundas reformas sociales en el país latinoamericano. El hecho ocurre a pocos días del plebiscito para reemplazar la actual Constitución, heredada desde la dictadura.

Sin embargo, en horas de la tarde se registraron algunos incidentes violentos que desataron enfrentamientos entre manifestantes y la Policía antidisturbios. De momento se han reportado varios comercios saqueados, dos iglesias incendiadas y monumentos vandalizados.

«En estos momentos, individuos prenden fuego a las dependencias de la Iglesia institucional», escribió Carabineros a través de Twitter, denunciando que personas encapuchadas saquearon el templo y realizaron una barricada con los objetos en el exterior. Poco después, los Bomberos acudieron al lugar para controlar las llamas y los agentes arrestaron a cinco individuos.

Posteriormente, otro templo de la zona también fue incendiado. Alrededor de las ocho de la noche (hora local), las llamas ascendieron hasta la aguja de la iglesia Asunción provocando la caída de la estructura, cuyo colapso fue celebrado por los manifestantes.

Fuente: RT

Compartí: