El presidente Sebastián Piñera, en un colegio que servirá como local de vocación en la comuna de La Reina, en la Región Metropolitana, estuvo acompañado por los ministros de la Secretaría General de Gobierno, Jaime Bellolio; de Salud, Enrique Paris; y de Defensa, Mario Desbordes, todos convocados para poner énfasis en el resguardo sanitario.


“Estoy absolutamente convencido que la inmensa mayoría de los chilenos queremos una Constitución que resguarde los valores esenciales de nuestra sociedad, que recoja nuestra tradición republicana y que proteja los derechos esenciales de todos los ciudadanos”, dijo el Mandatario.

El referéndum convocado en Chile estaba inicialmente dispuesto para el 26 de abril de 2020, sin embargo debió ser fijado para el 25 de octubre por efecto de la pandemia del coronavirus. Una medida que buscó proteger a la población de contagios por convocatorias masivas, pero que aún despierta temores, al encontrarse el país en una etapa de regularidad en los contagios, sin un alza considerable, pero sin bajar del límite que bordea los mil quinientos al día.

En la última jornada, de hecho, el Ministerio de Salud de Chile informó de 1.545 casos positivos de COVID-19. Con esto, se alcanzó los 493.305 casos, con un total de 13.676 fallecidos en total. Un escenario de estabilidad, que las autoridades pretenden mantener en control, para el día del plebiscito y los días posteriores.

En este contexto, se delinearon los protocolos que buscan mantener a los participantes en el Plebiscito, con el resguardo básico que impida contagios. Para esto, el Consejo Directivo del Servicio Electoral, ente encargado de la coordinación del proceso, dio a conocer un protocolo sanitario para el Plebiscito Nacional. Un plan que contó con la opinión técnica de la Organización Panamericana de la Salud, la Organización Mundial de la Salud, la Sociedad Chilena de Epidemiología, la Cruz Roja y la Oficina Nacional de Emergencia.

Las conclusiones de las organizaciones citadas, dejaron descrito en un documento el detalle de los elementos que, por ejemplo, deberán usar los vocales de mesa receptoras de sufragio. Para ellos se dispondrá de mascarillas certificadas; escudos faciales; desinfectantes a base de alcohol; cloro para la limpieza de superficies y cámara secreta, el que se aplicará con rociador, de conformidad a lo dispuesto por la autoridad sanitaria. Además, se distribuirá toallas húmedas con alcohol al 70%, amonio cuaternario, toallas de papel y servilletas.

El conteo de los votos se desarrollará con guantes de nitrilo. Los locales de votación contarán con un aforo máximo de diez electores en fila por cada mesa receptora de sufragios.

Se contará con demarcación en el piso para mantener la distancia física y señalética infográfica sobre las medidas sanitarias y el proceso de votación. El cumplimiento de este protocolo será obligatorio para electores, apoderados, miembros de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad Pública que se encuentren a cargo del resguardo del orden público al interior y exterior de los locales de votación, así como para todo funcionario público, que desempeñe funciones de carácter electoral.

Algunas de las claves de este protocolo y de la normativa publicada el viernes 4 de septiembre se resumen a continuación:

1.- Los electores podrán llevar su propio lápiz pasta azul para votar y firmar el padrón de mesa.

2.- El horario de votación extendido será de las 8:00 a las 20:00 horas.

3.- Existirá un horario exclusivo para personas de 60 o más años de edad: de las 14:00 a las 17:00 horas.

4.- Se deberá acudir al local de votación sin acompañantes, a menos que se necesite asistencia para votar.

5.- Es obligatorio el uso de mascarilla en todo momento. Los electores sólo deberán retirar sus mascarillas durante tres segundos para que el presidente de mesa verifique su identidad.

6.- Se deberá higienizar las manos antes y después de votar con alcohol gel personal o con el que será dispuesto en los locales de votación.

7.- Se deberán respetar las filas y mantener la distancia física de, a lo menos, un metro entre electores, vocales y todas las personas que se encuentren dentro y fuera de los locales de votación.

8.- Para evitar aglomeraciones al interior o en las afueras del local de votación, una vez que los electores hayan votado deberán regresar de inmediato a sus hogares, sin permanecer más tiempo en el lugar.

9.- Los electores que tienen 60 o más años de edad y sean designados como vocales de mesa por las Juntas Electorales, podrán excusarse (normalmente la causal de excusa por edad es para quienes tienen 70 años o más).

10.- Para asegurar el distanciamiento físico se ha aumentado la cantidad de locales de votación a 2.715 a lo largo del país, un 25,9% más que en las elecciones de 2017. Esto también conlleva una redistribución de electores.

Fuente: Infobae

Compartí: