El presidente del organismo, Salvador Romero, destacó este lunes que se ha cerrado "un proceso electoral sólido".


El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia informó este lunes que la posesión de las autoridades electas, tanto del Poder Ejecutivo como del Legislativo, será en la primera quincena de noviembre.

En conferencia de prensa para ofrecer un balance de los resultados de los comicios del 18 de octubre, el presidente del TSE, Salvador Romero, detalló que, en caso de que el escrutinio en alguna mesa de votación fuese anulado, tendrían que repetirse ese proceso de sufragio particular en las próximas dos semanas.

«En tanto esa mesa no estuviera computada, integrada en su cómputo departamental, no se podría cerrar el cómputo nacional oficial y definitivo«, agregó.

A su vez, Romero dijo que las autoridades electorales estaban trabajando para «definir lo antes posible» y que las nuevas autoridades «entren en funciones rápidamente».

Proceso electoral «sólido»

El vocero reconoció que habría sido deseable una mayor celeridad en el conteo de actas. No obstante, destacó el papel de las empresas encuestadoras que difundieron los resultados rápidos.

«Hoy tenemos una democracia mucho más sólida, firme, asentada sobre bases más seguras que la que teníamos el día de ayer», agregó Romero.

El presidente del TSE hizo una mención especial a todos los políticos porque reconocieron los resultados preliminares, que tras la jornada de votación otorgaron una holgada victoria a la fórmula del Movimiento al Socialismo (MAS), encabezada por el candidato a presidente Luis Arce Catacora, y a vicepresidente, David Choquehuanca.

«Conceder la derrota es uno de los rasgos centrales en la consolidación de la democracia», dijo Romero, quien estimó que el proceso de conteo de votos culmine el próximo fin de semana.

Participación

El funcionario electoral informó que en la jornada del domingo se registró una participación ciudadana del 87 %, superando a los comicios generales de 2005, cuando acudió a votar el 82 % de la población con dicha facultad.

Por su parte, el exviceministro de Empleo, Servicio Civil y Cooperativas de Bolivia, Emilio Rodas Panique, opina que las felicitaciones que la OEA y Washington dirigieron al MAS por su virtual victoria son intentos de ocultar su propia implicación en el golpe de Estado de 2019. Destacó también que el pueblo boliviano tiene toda la capacidad de hacer frente a las directrices de índole imperial.

Compartí: