Al menos 5.000 personas se han congregado en la ciudad de Santa Cruz para protestar contra la victoria del candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, en las elecciones del domingo en Bolivia, con casi el 54 por ciento de los votos hasta el momento tras el escrutinio ya de más del 85 por ciento de las papeletas.


Las protestas han sido convocadas a través de redes sociales bajo la premisa de que se habría cometido un nuevo fraude electoral, como el que supuestamente tuvo lugar en los pasados comicios de noviembre de 2019 y desembocaron en una crisis política y social por todo el país.

Santa Cruz, ha sido el único departamento en el que ha logrado vencer la candidatura de Creemos, de Luis Fernando Camacho, antiguo líder regional, que se ha quedado como tercera fuerza más votada, con poco más del 14 por ciento de los apoyos, por detrás de Comunidad Ciudadana (CC) del expresidente Carlos Mesa, con 15 puntos porcentuales más.

Los manifestantes han criticado la labor del Tribunal Supremo Electoral (TSE) al que han pedido que no sea partícipe del “fraude” que se habría cometido, pese a que tantos las instituciones bolivianas como internacionales, han defendido la legitimidad de estos últimos comicios.

Asimismo, han anunciado que volverán a manifestarse este miércoles y amenazan con un nuevo “paro cívico” si sus exigencias no son escuchadas, evocando las protestas que se dieron tras las elecciones del año pasado y que acabaron con la salida del ex presidente Morales del país, tras la presión de la oposición y de parte del Ejército.

Sin hacer referencia a las protestas, Camacho se ha quejado en su página de Facebook de la “muy mala administración del proceso electoral por parte del TSE”.

“Estamos viviendo momentos de incertidumbre (…). Advertimos de que quitar el conteo rápido de votos era un error. Esa fue nuestra principal arma para detectar el fraude del 2019 y ahora no la tenemos”, ha escrito.

También se han registrado protestas, aunque mucho más minoritarias, informa la prensa boliviana, en otras partes del país andino, como Sucre, o Cochabamba, bastión tradicional del MAS, que en estas elecciones obtuvo más del 65 por ciento de los votos del departamento.

Fuente: Infobae

Compartí: