Descargar el Audio

El comisario Nimio Cardozo, jefe de Antisecuestros de la Policía Nacional, explicó que mediante fuentes técnicas lograron llegar junto a Fernando Araújo Ibarra quien los llevó hasta la zona boscosa en la compañía Morotîngüe, distrito de San Pedro del Paraná donde encontraron enterrados en una fosa los cuerpos del supuesto narco, Rigoberto Bareiro y Diego Osorio.


«El lunes a la tarde ya apareció un vehículo incinerado y eso ya nos pareció extraño. Logramos extraer los dos cuerpos y creemos que la ejecución fue entre el domingo y el lunes, debemos de verificar con el forense. Fernando Araujo fue la ultima persona que tuvo contacto con Rigoberto antes de que desapareciera. Entonces, por ahí arrancamos la investigación», mencionó.

El uniformado mencionó que tras las declaraciones de Araújo se realizó la excavación en el lugar y a unos dos metros de profundidad empezaron a percibir un olor nauseabundo, luego llamaron a los Bomberos Voluntarios de San Pedro del Paraná y al personal de Criminalística de Itapúa para asistirlos en las tareas.

Compartí: