El primer ministro británico Boris Johnson está considerando poner Inglaterra bajo confinamiento por cerca de un mes la próxima semana después de que los científicos dijeran que el coronavirus se estaba propagando más rápido que sus peores predicciones, dijo un alto cargo del gobierno.


La pandemia se está extendiendo en la mayor parte de Reino Unido, donde la cifra oficial de 46.299 muertos es la más alta de Europa.

Las nuevas medidas todavía están en discusión, y no se ha tomado una decisión final, dijo la autoridad. Escocia, Gales e Irlanda del Norte tienen sus propias políticas para combatir la pandemia.

Se espera que Johnson celebre una conferencia de prensa el lunes para anunciar las nuevas medidas que, según publicó el periódico The Times, permitirá que sólo las tiendas y escuelas esenciales, guarderías y universidades permanezcan abiertas.

La oficina del primer ministro se negó a hacer comentarios.

La decisión de imponer un confinamiento nacional representaría un cambio de postura drástico para el primer ministro, que ha insistido durante meses en que no creía que tal medida fuera necesaria.

Johnson dijo hace dos semanas que quería evitar la “miseria de un encierro nacional” mientras defendía su estrategia de imponer un mosaico de restricciones locales.

Pero los asesores científicos del gobierno están advirtiendo que las infecciones por COVID-19 están aumentando tan rápidamente que, a menos que se pueda hacer algo para reducir las infecciones, el “peor caso razonable” de 80.000 muertos podría ser superado. REUTERS

Compartí: