Con la adquisición de 250.000 test rápidos para la detección de covid-19, se verán los resultados en corto tiempo y para ello es importante que la población acuda a realizarse las pruebas.


La adquisición de 250.000 pruebas rápidas para detectar el coronavirus tiene un significado muy importante para Paraguay, ya que la estrategia del país es reducir la velocidad de la transmisión hasta controlar la situación. Sin embargo, la gente está dejando de ir a hacerse el test y eso preocupa a las autoridades sanitarias.

La semana pasada, Paraguay adquirió 250.000 pruebas rápidas para detección de covid-19. Estas pruebas corresponden a la compra de lote de 250.000 kits realizada por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS) a través de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS). Estos test se basan en la detección de antígenos (proteínas virales) en el cuerpo, por ello, solo se usarán para casos sospechosos leves o ambulatorios.

De esta manera, Paraguay se convierte en el primer país de las Américas que adquiere 250.000 test de antígenos para el diagnóstico rápido y seguro de covid-19. Esta prueba es considerada altamente confiable, se utiliza en pacientes con síntomas de coronavirus y ofrece resultados en 30 minutos.

Al respecto, el doctor Luis Escoto, representante de la OMS/OPS en Paraguay, expresó que la capacidad de detectar rápidamente a una persona infectada por la covid-19 es clave entonces va significar un punto de inflexión, un cambio en la manera en que se está haciendo el diagnostico de la enfermedad.

Manifestó preocupación ya que las personas no están acudiendo a los lugares de testeos de coronavirus. “Que la gente vaya a hacerse la prueba es importante para el diagnóstico temprano, para hacer el aislamiento correspondiente y el rastreo de los contactos”, explicó.

Por otra parte, indicó que la mayor contagiosidad de covid-19 en el país no se ha dado en los ambientes laborales, sino más bien en los encuentros sociales o en los after office donde existe mayor relación por parte de la población.

Tras varios meses de la pandemia del nuevo coronavirus, se ha demostrado que las cuadrillas implementadas en las fábricas, empresas e instituciones funcionan bien, ya que tanto la patronal como los trabajadores tienen cuidados en el cumplimiento del protocolo sanitario.

Sin embargo, la relajación luego de la jornada laboral como los after office, o los encuentros sociales y familiares, es donde la población baja la guardia contra el virus pandémico, y son en esos lugares donde se producen la mayor contagiosidad, insistió.

“Es en el ambiente social y familiar donde se da la mayor transmisibilidad porque nos relajamos con la visita de los parientes, y es donde se tiene que poner mayor cuidado”, enfatizó.

En cuanto a las próximas vacaciones de verano, mencionó que ya hay paraguayos que están viajando a vacacionar, principalmente en el Brasil, el país latinoamericano con mayor cantidad de casos de covid-19; aunque no es recomendable para personas que hayan tenido contacto con personas que dieron positivo a la enfermedad, así como los que tengan alguna comorbilidad, o superen los 65 años de edad.

“Sabemos que hay paraguayos que están viajando por vacaciones a Brasil, hay una presión fuerte por salir, la recomendación es que no realicen viajes internacionales los que hayan tenido contacto con personas positivas, evitar los que tengan algún malestar, tampoco los que tengan enfermedad de base, o los mayores de 65 años”, aseveró.

Así también recomendó a todos los que quieran viajar al exterior, que previamente analicen el riesgo que está presentando el destino deseado e interiorizarse acerca de la situación epidemiológica de ese país.  También se debe adquirir un seguro médico que tenga todas las condiciones para que lo asistan en el extranjero, y al retornar a Paraguay, cumplir con la cuarentena.

Apeló a la conciencia ciudadana para evitar la relajación de las medidas sanitarias, a no bajar la guardia, y mirar como ejemplo lo que ocurren actualmente en Europa y Estados Unidos, donde la población se relajó y por consiguiente se está viviendo una nueva oleada de contagios de coronavirus.

“Miremos el caso de Europa, con una segunda ola brutal, que hoy está aportando más del 40% de los nuevos casos de covid-19. Con el verano europeo se relajaron, se abrieron locales y hubo eventos que se volvieron multiplicadores de la pandemia, igual situación se da en Estados Unidos, como parte de las actividades políticas que ha reunido a gran cantidad de gente, que está teniendo una tercera ola, más de 80 mil casos diarios y casos de fallecimiento muy importantes”, enfatizó.

Señaló que todos estos son ejemplos que indican que hay que ser muy prudentes, conservadores y tomar medidas para proteger a la población, porque las personas en riesgo cada vez son más vulnerables en adquirir la forma grave de la enfermedad.

Fuente: Agencia IP

Compartí: