Un informe policial señaló que el cadáver fue hallado “en el piso de un baño con una jeringa y varias ampollas de medicina cerca de su brazo”. El director del Instituto Butantan de San Pablo, que colabora en el desarrollo de las dosis contra el COVID-19, aseguró que el deceso no está relacionado con su participación en las pruebas científicas.


La causa de la muerte del voluntario de la vacuna de la farmacéutica china Sinovac contra la enfermedad del COVID-19 en Brasil fue un suicidio, según informó la prensa brasileña citando un reporte de la Policía en San Pablo.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) suspendió el lunes temporalmente los ensayos de la vacuna CoronaVac debido a un “evento adverso grave”.

Desde el Instituto Butantan de San Pablo, institución que colabora en el desarrollo de esta vacuna en Brasil, mostraron su sorpresa ante esta decisión y aclararon que la muerte no está relacionada con su participación en los ensayos.

El Gobierno de San Pablo se ha expresado este martes en la misma línea y ha reiterado que es “imposible” relacionar ambos sucesos, según informó el portal de noticias G1.

El sitio G1, del grupo Globo, también brindó detalles del informe policial del hallazgo del cuerpo. “Al llegar al apartamento, los policías fueron recibidos por el conserje del edificio, quien les mostró a un hombre de 32 años en el piso del baño con una jeringa y varias ampollas de medicina cerca de su brazo”, señaló el medio, según la reconstrucción de la Policía. El cadáver fue enviado al Instituto Médico Legal (IML) y aún se desconoce el resultado de la autopsia.

El director del Instituto Butantan, Divas Covas, señaló que se trata de “una muerte no relacionada con la vacuna”, por lo tanto, defendió, “no existe ningún motivo para la interrupción del estudio clínico”.

“Anvisa fue informada de un fallecimiento, no de un efecto adverso. Son asuntos distintos”, precisó Covas durante un diálogo para la televisión brasileña, recogido por varios medios brasileños. “Hasta nos hemos extrañado un poco de esta decisión porque es una muerte que no está relacionada con la vacuna. Es decir, hay más de 10.000 voluntarios, las muertes pueden producirse”, dijo Covas.

Esta noticia agrega otro elemento a la polémica entre el gobierno nacional y el de San Pablo respecto de la suspensión de los ensayos con la Coronavac en el Instituto Butantan.

El presidente, Jair Bolsonaro, celebró la interrupción de los exámenes y dijo que fue una victoria suya frente al gobernador paulista, Joao Doria.

Brasil registró en las últimas 24 horas 610 muertes por coronavirus, así como 23.976 nuevos contagios de la enfermedad, con lo que superó los 161.000 fallecimientos desde la llegada de la pandemia al país y se acerca a los 5,6 millones de casos.

Fuente: Infobae

Compartí: