Perú oficializó este miércoles la autorización a la ciudadanía para llevar a cabo un segundo retiro de dinero de los fondos de pensiones privados, con el objetivo de ayudar a las familias afectadas económicamente por la pandemia del coronavirus.


 La medida fue aprobada por el ahora ex presidente Manuel Merino antes de renunciar para dejarle su lugar al actual mandatario interino Francisco Sagasti.

La ley autoriza “de manera extraordinaria a los afiliados al Sistema Privado de Administración de Fondos de Pensiones a retirar de manera facultativa” hasta 17.200 soles (unos USD 4.800) de sus ahorros individuales de los fondos de pensiones, si no han hecho aportes desde hace 12 meses.

La norma fue firmada por Merino y su jefe de gabinete, Ántero Flores-Aráoz, el 15 de noviembre, el mismo día en que renunciaron tras masivas protestas contra su gobierno, que había sucedido al del mandatario Martín Vizcarra, destituido por el Congreso el 9 de noviembre.

La nueva ley favorece también a aquellos afiliados que tengan alguna enfermedad oncológica.

Esta segunda ley de retiro de dinero de las pensiones fue de las pocas aprobadas en los cinco días de gobierno de Merino, que levantaron temores en los mercados de un giro hacia el populismo.

En abril, el Congreso había aprobado el retiro de hasta el 25% de los fondos acumulados en las cuentas individuales, con un límite de 3.700 dólares por cada uno de sus siete millones de afiliados.

El retiro extraordinario comenzó el 18 de mayo y culminó el 31 de julio.

En esa ocasión unos USD 5.500 millones fueron retirados por trabajadores peruanos de sus ahorros administrados por cuatro empresas privadas.

El Ministerio de Economía y el Banco Central de Reserva habían mostrado reparos frente a estas dos iniciativas del Congreso y dijeron que un nuevo retiro impactaría en la solvencia del sistema financiero y de todos los afiliados al sistema.

David Tuesta, un exministro de Economía, dijo que con este segundo retiro hasta cuatro millones de afiliados a las pensiones privadas podrían vaciar su fondo de jubilación.

Entre enero y julio, debido a la primera norma, las cuatro empresas de fondos de pensiones en Perú tuvieron que liquidar activos en el mercado local y extranjero para entregar 24.000 millones de soles a sus afiliados, según el banco central.

Con 33 millones de habitantes, Perú es uno de los países más afectados por la pandemia a nivel global. Con más de 35.000 muertes, tiene la segunda mayor cantidad de decesos per cápita a nivel global, solo por detrás de Bélgica. Además, registra unos 940.000 casos positivos, cantidad que lo ubica en el puesto 12 de la lúgubre lista mundial.

Fuente: Infobae

Compartí: