La agente fiscal Liliana Denice Duarte presentó imputación contra una mujer por ejercer de manera sistemática supuesta violencia física y sicológica contra su hija adolescente. La última golpiza supuestamente resultó brutal, considerando que la sindicada habría utilizado un cable para propinar golpes en todo el cuerpo a la víctima. El proceso penal es por la supuesta comisión del hecho punible de Violencia Familiar.


Las agresiones presumiblemente se repitieron en reiteradas ocasiones y son de larga data, según los datos que obran en la carpeta de investigación fiscal. En una oportunidad, en el mes de junio del 2019, la sindicada se habría molestado con su hija por llegar tarde a la casa y presuntamente la castigó con un cable, ocasionándole lesiones múltiples, de 5, 10, 15 y 20 centímetros en diferentes partes del cuerpo, según el diagnóstico del médico forense del Ministerio Público.
En otra oportunidad, la presunta agresora habría golpeado con un termo en la cabeza a la muchacha y también le estiró del cabello, hasta el punto de arrancarle mechones, conforme señala la denuncia radicada por una tía de la víctima.
La víctima igualmente fue evaluada por una sicóloga de la Fiscalía. El informe de la profesional concluye que «se pudieron hallar indicadores de daños sicológicos relacionados al hecho denunciado. La niña manifestó sentimientos de infelicidad, tristeza, malestar emocional de larga data, depresión infantil demorado, manifestando además en la entrevista un pasado y presente marcado por el desamor, el rechazo, violencia síquica, física y sexual».
La fiscal Liliana Duarte tuvo en cuenta estos elementos de sospechas para presentar la imputación contra la supuesta responsable de la Violencia Familiar. Los datos de la encausada se mantienen en reserva para proteger la identidad de la menor, así como establece el Código de la Niñez y Adolescencia.

Fuente: Ministerio Público

Compartí: