Una mujer de 26 años, residenciada en Canberra, la capital de Australia, fue arrestada ese lunes por la policía local tras contratar a un asesino en la internet profunda para que la ayudara a deshacerse de sus propios padres, reporta Vice.


Aunque las motivaciones de la detenida –según señaló la policía capitalina– eran de orden económico, se había comprometido a pagar por el asesinato nada menos que 20.000 dólares, de los cuales ya había desembolsado 6.000.

Orden de registro en mano, los policías revisaron la casa de la mujer, confiscaron su equipo informático y finalmente la detuvieron bajo dos cargos por tentativa de asesinato y otros dos por haber robado 15.000 dólares de sus padres en septiembre pasado.

La investigación no habría avanzado tan impetuosamente si no hubiera sido por un periodista internacional que, mientras adelantaba una indagación propia sobre las actividades en la llamada ‘Deep Web’, detectó allí un pago para un doble asesinato por encargo. El reportero, cuya identidad se desconoce, se enteró además de que la arrestada incluso le proporcionó al sicario pormenores importantes para que pudiera ‘cargarse’ a los padres lo más pronto posible.

Las víctimas, que se declararon «lógicamente preocupadas» por lo sucedido, están fuera de peligro y contribuyeron a la investigación, precisaron fuentes policiales.

Fuente: RT