El fiscal Carlomagno II Alvarenga imputó a dos directivos del Frigorífico Concepción, ambos ciudadanos brasileños, Adao Pereira Da Silva, gerente general de la empresa, y Antonio Gonzalves, jefe de la planta de tratamiento, por supuesto procesamiento ilícito de desechos e incumplimiento de mitigación de impacto ambiental, ocurrido el 19 de noviembre pasado.


Los hechos habrían ocurrido en la segunda quincena del mes de noviembre cuando unos pescadores habrían filmado el momento en que la industria estaba tirando desechos directamente al río Paraguay, que finalmente fue comprobado por la Fiscalía. Eran sangre y agua, refiere el informe del Ministerio Público.

El representante de la Fiscalía indicó que accedieron al circuito cerrado de la empresa y se percataron de que efectivamente, la cañería tenía averías que, en el momento en que intentaron reparar, los deshechos rebotaron y cayeron directamente al río, esto habría pasado por falta de mantenimiento a las cañerías, responsabilidad de la empresa.