Irán prometió el viernes vengar la muerte del general Qassem Soleimani, el comandante de las fuerzas Quds de élite y arquitecto de la creciente influencia militar de la república islámica en Oriente Medio, quien pereció en un ataque aéreo lanzado por Estados Unidos en Irak. El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, dijo que la acción apuntó a evitar un “inminente ataque” que habría puesto en peligro a estadounidenses en Oriente Medio. Demócratas dijeron que el presidente republicano aumentó el riesgo de más violencia en una región peligrosa.


(Photo by Pool / Iranian Supreme Leader Press Office /Anadolu Agency via Getty Images)

Soleimani, de 62 años, era considerado como la segunda figura más prominente en Irán después del líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei.

El ataque ocurrido durante la madrugada, autorizado por el presidente Donald Trump, representa una dramática escalada en el enfrentamiento en Oriente Medio entre Irán, Estados Unidos y sus aliados, principalmente Israel y Arabia Saudita.

Pompeo, en entrevistas con Fox News y CNN, declinó discutir muchos detalles sobre la supuesta amenaza pero afirmó que era una “evaluación basada en inteligencia” lo que motivó la decisión de atacar a Soleimani.

En un tuit, Trump afirmó que Soleimani “mató o hirió severamente a miles de estadounidenses durante un prolongado período de tiempo, y planeaba matar a muchos más”, pero no dio más detalles.

El principal comandante de las milicias de Irak, Abu Mahdi al-Muhandis, un colaborador de Soleimani, también murió en el ataque.

Irán mantiene un prolongado conflicto con Estados Unidos que se agudizó la semana pasada por un ataque a la embajada estadounidense en Irak por parte de milicianos apoyados por la república islámica, ocurrido tras un bombardeo de las fuerzas de Washington a la milicia Kataeb Hezbolá, fundada por Muhandis.

En respuesta al ataque, el primer ministro de Irak dijo que Washington había violado un acuerdo de mantener a las tropas estadounidenses fuera del país. Israel colocó a sus fuerzas militares bajo alerta máxima, mientras que Reino Unido y Francia expresaron su preocupación por el enfrentamiento.

Funcionarios estadounidenses, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que Soleimani murió en un operativo con un dron. Las Guardias Revolucionarias de Irán dijeron que el ataque fue llevado a cabo por helicópteros estadounidenses.

La embajada estadounidense en Bagdad instó a los ciudadanos de su país a dejar Irak de inmediato.

El temor a una eventual interrupción de los suministros de petróleo procedentes de Oriente Medio impulsó el precio del barril en más de 3 dólares el viernes.

El líder de la República Islámica de Irán, Ali Jameneí, juró que vengará la muerte de Soleimaní y la del vicepresidente de la Multitud Popular iraquí, Abu Mahdi al Mohandes, ambos muertos en la madrugada de este viernes en un ataque estadounidense con drones en el aeropuerto internacional de Bagdad.

Jamenei dijo que una “dura venganza” esperaba a los “criminales” que mataron a Soleimani. Su muerte, si bien amarga, duplicará la motivación de la resistencia contra Estados Unidos e Israel, indicó. En un comunicado divulgado por la televisión estatal, el líder supremo declaró tres días de duelo nacional en Irán.

En respuesta, según medios estadounidenses, EE.UU. enviará a Oriente Medio a entre 3.000 y 3.500 soldados, que viajarán a la región como pronto este fin de semana. «Estamos preparados para responder -reafirmó Pompeo en declaraciones a CNN- Hemos pensado mucho sobre esto. Pero recuerden, ellos nos han estado atacando durante meses».

«Los héroes nunca mueren»
Soleimani lideraba las Fuerzas Quds, la unidad de operaciones en el exterior de las Guardias Revolucionarias, y tenía un rol clave en el conflicto en Siria e Irak. Por más de dos décadas estuvo al frente de los proyectos para aumentar la influencia militar de la república islámica en Oriente Medio, adquiriendo el estatus de celebridad en Irán y en el exterior.

El presidente Hassan Rouhani dijo que su muerte haría a Irán un país más determinado a resistir a Estados Unidos, mientras que las Guardias Revolucionarias afirmaron que los grupos anti estadounidenses buscarían una venganza en todo el mundo musulmán.

Cientos de iraníes marcharon hacia el complejo de Jamenei en el centro de Teherán para presentar sus condolencias.

“No soy una persona que está a favor del régimen, pero me gustaba Soleimani. Era valiente y amaba Irán, lamento mucho su partida”, dijo Mina Khosrozadeh, una residente de Teherán.

En la ciudad de origen de Soleimani, Kermán, las personas vistieron negro para congregarse frente a la casa de su padre, llorando mientras escuchaban recitar versos del Corán.

“Los héroes nunca mueren. No puede ser verdad. Qassem Soleimani vivirá siempre”, dijo Mohammad Reza Seraj, un profesor de escuela secundaria.

Notas relacionadas:

EEUU sostiene que ataque fue para «prevenir una guerra» e Irán anuncia venganza

Señalan que Trump aprobó ataque que mató comandante iraní

El conflicto entre EE.UU. e Irán arrastra a Europa y dispara el petróleo

Con información de EFEReuters

Compartí: