Descargar el Audio

El analista económico Amílcar Ferreira sostuvo que la respuesta que estamos dando como país es endeudarnos utilizando las tarjetas de crédito para tratar de sostener un crecimiento entre 3 o 4% anual. Además manifestó su perspectiva sobre el mantenimiento del tipo de cambio y que podría haber ciertos pequeños aumentos pero generalmente estables en países como el nuestro.


“Hay que recordar que desde el 2013 Paraguay inicia un periodo de endeudamiento en los mercados internacionales. En cierta manera fue la respuesta a una encrucijada  que enfrentó el país en el súper ciclo de los agronegocios que duró 10 años más o menos desde el 2004 hasta el 2014 y luego se acaba eso. Los que fueron los motores de crecimiento en esa década empezaron a funcionar a menor potencia, entonces se necesitaba dar una respuesta. Por lo menos por ahora la respuesta que estamos dando como país es: vamos a endeudarnos, vamos a utilizar las tarjetas de créditos para de esa manera tratar de sostener un crecimiento entre 3 o 4% anual. Si bien esa puede ser una herramienta por un tiempo. Los países no pueden tener un déficit fiscal permanente a largo plazo”, expresó el economista.

“Creo que habría que buscar gradualmente el equilibrio fiscal, pudimos nosotros superar al fiscal en el 2004 hasta el 2011. En el 2012 tuvimos unos aumentos salariales que fueron aprobados por el Congreso, aumentaron alrededor de 35% los salarios públicos, eso significó un gasto adicional de 800 millones de dólares y ya a finales del 2012 se entra en un déficit, luego de la salida de Lugo. Hasta ahora venimos arrastrando déficit fiscal”, añadió.

Por otro lado, Amílcar Ferreira ha expresado su perspectiva sobre el mantenimiento del tipo de cambio y que  podría haber ciertos pequeños aumentos pero generalmente estables en países como el nuestro. “Hay una regla que tiende a cumplirse que dice que la devaluación de la moneda tiende a ser igual a la inflación. En el mediano plazo si uno compara ya varios años una serie, esa regla tiende a cumplirse”.

“Ocurre que Paraguay desde el 2011 tiene un sistema de control de la inflación con meta. Hay dos tipos de países con metas de inflación y países sin metas de inflación, en ambos casos los Bancos Centrales se comprometen a preservar el valor de la moneda y mantener la inflación en un nivel bajo. El Banco Central no puede permitir que haya una devaluación muy importante porque la canasta de consumo con la cual se mide la inflación, está compuesta en una parte con productos importados. Esos productos importados se vuelven más caros en guaraníes y eso genera presión inflacionaria”, afirmó Ferreira.

 

Compartí: