Descargar el Audio

Un grupo de periodistas paraguayos en compañía de un equipo de un medio internacional, recorrió las reservas San Rafael, Mbaracayú, Parque Caazapá y Campos Morombí, ubicadas en medio del Bosque Atlántico del Alto Paraná en la región Oriental del Paraguay, a fin de comprobar in situ la destrucción de bosques protegidos para la plantación de marihuana.


Aldo Benítez, uno de los periodistas paraguayos que formó parte de esta comitiva manifestó que estas zonas protegidas, pese a que son administradas por organizaciones o dueños privados, el Estado está obligado a brindarles cuidado, ya que son reservas naturales y forman parte del patrimonio del Paraguay.

Asimismo indicó que el Bosque Atlántico del Paraná incluye los territorios de Paraguay, Argentina y Brasil, y es además la segunda zona boscosa más grande de latinoamérica después del Amazonas. «Quisimos ver como trabajan los guardaparques, en condiciones realmente lamentables, también la situación de los indígenas y campesinos», expresó.

Lamentó la poca acción del Gobierno, ya que aún no se tienen condenados por los diversos casos de deforestación que se produjeron. «El Estado no está funcionando como tal por lo tanto estamos perdiendo gran parte de esta riqueza natural», expresó.

 

Compartí: